Autor

It seems we can't find what you're looking for.

Pensamiento Estratégico para la defensa de la integridad territorial; Rol fundamental del Ejército del siglo XXI

 Por: Dani Eduardo Vargas Huanca 

Resumen

La visión de ser un Ejército integrado en la sociedad y entrenado para la defensa del territorio nacional en el siglo XXI, nos motiva prepararnos para asumir nuevos roles frente a las amenazas que surgen en escenarios locales, nacionales y globales. El Ejército del Perú, como Fuerza Armada presente en todo el territorio nacional y principalmente en las fronteras más alejadas del país, debe prepararse estratégicamente para enfrentar con éxito las nuevas amenazas externas e internas. Para ello, es necesario desarrollar doctrina, teoría, estrategia y tecnologías en este escenario global.

En este articulo reflexionamos sobre las bases de la doctrina para el pensamiento estratégico en el Ejército, describimos su iniciativa para la creación del Centro de Estudios Estratégicos del Ejército y analizamos el valor potencial del pensamiento estratégico, en general, para lograr el desarrollo y el bienestar sostenible.

El Ejército y el Pensamiento Estratégico

El crecimiento poblacional y la degradación ambiental en algunas regiones del mundo provocan insostenibilidad de recursos naturales vitales. Esta tendencia nos aboca a un futuro incierto y preocupante que las instituciones públicas han de abordar de manera estratégica. El territorio al ser el elemento que sostiene los recursos naturales requiere la participación del Ejército en su conservación y protección plasmado en la política institucional.

La Constitución Política del Perú, el Libro Blanco del Ministerio de Defensa y el Plan Estratégico Bicentenario 2021 conciben al Ejército como la principal entidad para la defensa de la integridad territorial.  La Ley de Bases para la Modernización de las Fuerzas Armadas DL Nº 1142 encarga a las Fuerzas Armadas contribuir a la protección del medio ambiente y a los recursos naturales del territorio nacional, fortalecer la capacitación y el perfeccionamiento de líderes militares académicamente capaces en todos los niveles de Comando y fomentar la investigación ambiental en el territorio nacional, disposiciones operativas asimiladas, de manera particular por el Ejército en el Plan de Desarrollo Institucional “BOLOGNESI 2021”.

A lo largo de la Historia, el bajo nivel de responsabilidad intergeneracional ha favorecido actividades antrópicas con efecto negativo a la sostenibilidad ambiental. En el Perú los elementos fundamentales del territorio como agua, biodiversidad y suelos muestran una tendencia de degradación ambiental, con consecuencias como la reducción de la superficie glaciar y pérdida de la biodiversidad en la Amazonia y en los Andes, afectando a la seguridad hídrica de las futuras generaciones en todo el país. Nuestros antepasados conservaron y nos heredaron los recursos vitales para que actualmente no suframos su escasez. Conservar y heredar un óptimo de recursos vitales para la satisfacción de las necesidades básicas de las futuras generaciones es una clara expresión que manifiesta la visión estratégica de nuestros pueblos y la práctica empírica cuasi innato de un pensamiento estratégico andino-amazónico (IIRCI, 2018).

Reservas de agua dulce en el Perú; glaciares, lagos y lagunas alto andinas.

En los últimos años, han proliferado teorías y doctrinas en el mundo sobre el pensamiento estratégico. En el sistema de conocimientos del pueblo indígena Aymara podemos encontrar los rastros más antiguos de un tipo de cosmovisión basado en el razonamiento estratégico. En la concepción Aymara el tiempo es circular, el pasado y el futuro tienen el mismo significado Nayra. Sin embargo, también significa vista u ojo asociado a la visión estratégica de la vida. Toda acción individual o colectiva Aymara tiene como visión: garantizar la sostenibilidad de recursos para las futuras generaciones. Sus integrantes consideran que los recursos vitales como el agua, la biodiversidad y los suelos tienen vida y son solo prestados por los ancestros quienes volvieron a ser tierra y volverán en las futuras generaciones. El sistema cultural Aymara ha creado un sofisticado sistema de pensamiento estratégico que de forma innata aplican tanto en el proceso básico de formación de unidades familiares, como en la dinámica de complejas estructuras sociales.

El pensamiento estratégico para nuestra realidad consiste en generar reflexiones teórico prácticas que permitan plantear objetivos a corto, mediano y largo plazo. Ante los problemas institucionales nos ayuda a pronosticar escenarios mediante la prospectiva, así como nos permite analizar y organizar los medios disponibles para alcanzar un fin determinado. El empleo eficaz del pensamiento estratégico para la defensa de los intereses nacionales a largo plazo permitiría garantizar la sostenibilidad de elementos territoriales fundamentales para la pervivencia de la población y la soberanía nacional.

La visión del Ejército del Perú es estar entrenado para la defensa territorial y lo más importante estar integrado a la sociedad. Para tal finalidad, el desarrollo de pensamiento estratégico puede permitir: 1) analizar los medios que se tiene para alcanzar la visión, 2) proponer los medios y capacidades necesarios, 3) explicar las formas de organizar la fuerza para lograr la defensa territorial. Las estrategias para la defensa son el engranaje que hace viable el logro y alcance de la visión, de la mejor manera posible, con el menor costo temporal, personal, material y el máximo beneficio.

Para el Ejército o cualquier entidad que forme parte del Sistema de Seguridad y Defensa Nacional; el sistema de pensamiento estratégico es una gran ventaja que puede prevenir y evitar la actuación reactiva ante la evolución inesperada de las amenazas en la transversalidad de un mundo globalizado. El desarrollo del pensamiento estratégico también evita que prosperen amenazas internas a la seguridad y defensa nacional, más aún cuando se busca garantizar el conocimiento y la participación de la ciudadanía, involucrando de esta forma a todos los actores para su propósito.

Creación del Centro de Pensamiento Estratégico del Ejército del Perú

El Ejército del Perú, para aportar conocimientos en post de un futuro territorialmente deseado ha visto necesario constituir un espacio de reflexión cívico militar que piense estratégicamente los problemas y retos en seguridad y defensa que competen al Ejército.

En el año 2018, el Ejército tomó la iniciativa y creó el Centro de Estudios Estratégicos del Ejército del Perú (CEEEP), dedicado al desarrollo del pensamiento estratégico, la investigación especializada, la transferencia de conocimientos y el análisis de temas relacionados a problemas complejos en temas de Seguridad, Desarrollo y Defensa Nacional en el ámbito de competencia institucional. Actualmente este Centro está adscrita al Comando de Educación y Doctrina del Ejército (COEDE), dependencia encargada de conducir las acciones de preparación, formación, capacitación, especialización y perfeccionamiento del personal militar del Ejército.

El CEEEP tiene el reto de promover en las futuras generaciones del Ejército en la reflexión estratégica para la defensa de la integridad territorial que permita la sostenibilidad de los recursos naturales vitales tan y sumamente importantes para la estabilidad del país y la convivencia pacífica en el futuro.

Se proyecta como un espacio institucional para reflexionar y producir conocimientos y estrategias que permitan tomar decisiones más eficaces para la solución de los problemas internos y externos de competencia del Ejército. Un espacio donde se reflexione sobre las amenazas actuales y futuras, reflexionar acerca de estrategias que aseguren la sostenibilidad del territorio y recursos naturales vitales y con ello la soberanía alimentaria, la seguridad hídrica y sanitaria fundamentales para la supervivencia de las futuras generaciones y la soberanía nacional. De no poner solución, la escasez de agua, la pérdida de biodiversidad y la degradación de suelos serán problemas que afectarán profundamente el futuro y la sostenibilidad territorial del país. Es necesario pensar estratégicamente desde nuestro Centro de Estudios Estratégicos del Ejército del Perú para garantizar una paz duradera para nuestras generaciones jóvenes.

Defensa Alimentaria, Defensa Hídrica, Defensa Ambiental, entre otros, son nuevos retos para tenerse en cuenta en los escenarios de la guerra cognitiva o la guerra comercial. Para enfrentar estos desafíos, la revaloración y aprovechamiento del potencial de conocimientos estratégicos existentes en los pueblos originarios del Perú (caso Aymara) sería una ventaja comparativa frente a otros países. En el Perú existen más de 40 pueblos o civilizaciones indígenas como el aymara, que cuentan con una cosmovisión basada en pensamiento estratégico y donde la comunicación y acción humana está guiada por una visión estratégica.

El Pensamiento Estratégico como herramienta alternativa para el Desarrollo Sostenible Nacional

El paso del tiempo y la evolución de los países requiere herramientas de gestión efectivas para incidir en el uso eficiente de recursos para alcanzar un tipo de desarrollo sostenible deseado. En el año 2012, el autor del presente artículo propuso en el Concurso “Premio Ejército del Perú: estímulo a la investigación, desarrollo e innovación en ciencia y tecnología”; la creación de una entidad de investigación y de pensamiento estratégico como organismo de apoyo a los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, donde se reflexione sobre la prospectiva de los intereses nacionales. Una entidad donde se analice los problemas y las oportunidades del presente, sin perder de vista el pasado que los origina, para así generar ideas en post de alcanzar un tipo de desarrollo sostenible nacional. Un ente nacional que suministre de insumos al Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN) para generar planes nacionales efectivos y eficientes. También se propuso el proyecto de creación de una dependencia que desarrolle pensamiento estratégico como órgano de apoyo del Ministerio de Defensa, donde se genere estrategias para la prevención de amenazas internas y externas a la defensa nacional. A lo largo de 10 años el autor junto a un grupo de profesionales civiles propuso implementar en las escuelas de formación militar:

1) Contenidos curriculares que permitan reflexión y análisis sobre el presente y el futuro de la defensa de la biodiversidad como parte de la seguridad alimentaria de las futuras generaciones.

2) Una asignatura donde se reflexione sobre la defensa territorial estratégica.

3) La creación de un sistema de defensa de la biodiversidad contra la biopiratería.

4) La creación de centros de investigación en materia de riesgos naturales y cambio climático, conservación de la biodiversidad entre otras propuestas.

En este contexto Brasil, Colombia, Chile y España, tienen, desde hace décadas, centros de pensamiento estratégico que juegan un rol importante en la definición de las políticas de defensa y desarrollo nacional.

Reflexiones finales

Para el desarrollo de conocimientos, basados en el pensamiento estratégico, es necesario contar con un capital humano, una potente cultura de cambio para la trasformación de políticas institucionales que garanticen la conservación de la soberanía nacional y la sostenibilidad de los recursos naturales.

Una posible tarea del CEEEP es promover cambios en la doctrina militar con miras a los futuros escenarios en seguridad y defensa, así como analizar y evaluar su impacto. Es igual de importante la tarea de la inclusion transversal del pensamiento estratégico en el desarrollo académico de las Escuelas de Formación Militar como también el fomento de la participación de expertos militares y civiles en el pensamiento estratégico para la defensa en espacios de debates (seminarios, foros, talleres, programas radiales) sobre temas de interés nacional en los que el Ejercito podría contribuir.

COMPARTIR

Las ideas contenidas en este análisis son responsabilidad exclusiva del autor, sin que refleje necesariamente el pensamiento del CEEEP ni del Ejército del Perú