¿Es Europa un actor estratégico?