La securitización del COVID-19: Estados Unidos en guerra interna