Autor

It seems we can't find what you're looking for.

¿Qué papel quiere jugar Turquía en Libia?

Foto: Middle East Eye

Resumen

Libia ha enfrentado un estado de inseguridad cercano a la anarquía desde la intervención de la OTAN que condujo, primero a la caída del régimen de Gadafi (1969-2011), y luego a su muerte. El objetivo de este artículo es informar sobre el papel que quiere jugar Turquía en este país. Sin embargo, no se puede entender la voluntad turca sin comprender el conflicto interno libio.

A través de Libia es posible analizar las posibles ambiciones del gobierno turco como poder hegemónico y las arriesgadas implicaciones que puede tener. Turquía enfrenta muchos desafíos geopolíticos (energéticos y militares). Su intervención en Libia es arriesgada porque debe recordarse que este país es miembro de la OTAN, corriendo el riesgo de involucrar, con sus acciones, indirectamente a los países miembros de esta Alianza.

Análisis

El gobierno turco tiene varios objetivos estratégicos en Libia. El principal está relacionado con los hidrocarburos. Turquía consume una gran cantidad cada año, pero no tiene suficientes recursos naturales para satisfacer sus necesidades. Sus áreas marinas no contienen grandes depósitos de gas o petróleo. El acercamiento entre Erdogan y Sarraj responde a este deseo de encontrar nuevos recursos energéticos. Es una respuesta al acuerdo «Eastmed» firmado por Grecia, Chipre e Israel. Erdogan no quiere aislarse geopolíticamente. Su implicación militar en Siria y el deterioro de sus relaciones con los sauditas, los emiratíes y los egipcios, lo obligan a buscar soluciones innovadoras y nuevas alianzas.

El sistema tribal aún domina la vida política. Las tres regiones que componen Libia son muy diferentes: la región Tripolitana (Este) está influenciada por el Magreb, Cirenaica (Oeste) por el Mashreq, mientras que el Fezzan (Sur) está formado por árabes, Touaregs y Toubous.

En 2015, más allá de los grupos armados, dos asambleas se han enfrentaron políticamente. Por un lado, la Cámara de Representantes de Tobruk, ciudad del este de Libia, ha sido elegida y es principalmente de orientación liberal y nacionalista. Por otro lado, el Consejo General Nacional (otra asamblea elegida), con sede en Trípoli, en el oeste del país, está dominado por los islamistas. Los miembros de ambas asambleas estaban amenazados por estos grupos armados. La división territorial es obvia, por lo tanto, existe la necesidad de «construir» un estado porque ni la colonización italiana, ni el reino de Idriss I (1951-1969), ni el régimen de Gadafi lo han logrado.

El 6 de diciembre de 2015, la Declaración de Túnez fue la primera reunión entre los presidentes de las dos asambleas y el 17 de diciembre de 2015 se firmaron en Marruecos los acuerdos de Skhirat bajo la supervisión de la ONU. Estos acuerdos permitían el establecimiento de un gobierno de unidad nacional por dos años y, a largo plazo, parecía necesario establecer un régimen federal.

El 29 de mayo de 2018, los principales líderes libios (el Mariscal Haftar, el Primer Ministro Fayez Al Sarraj, el Presidente del Parlamento Aguila Salah Issa y el Presidente del Consejo Supremo de Estado Khaled Mechri) se reunieron en París para buscar acordar compromisos sobre el tema de la unificación del país y de la unificación de los sistemas de seguridad. Este acuerdo estableció la celebración de elecciones legislativas (cámara baja) y presidenciales el 10 de diciembre de ese mismo año. Ghassan Salamé, el Representante de las Naciones Unidas se mostró optimista incluso ante tres elementos que seguían siendo preocupantes: el documento no estaba firmado por todos los actores, la ausencia en la capital francesa de grupos influyentes en el terreno (milicias, tribus y gaddafistas) y la falta de una base constitucional.

Una fuente adicional de preocupación radica en la interferencia extranjera. Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto apoyan al Mariscal Haftar, el nuevo hombre fuerte del Este, mientras que Catar y Turquía apoyan a Sarraj. Además, DAESH todavía está presente, especialmente en el Sur y Centro del país. Khaled Mechri, presidente de la cámara alta del parlamento, cuestiona la legitimidad de Haftar, como Comandante del Ejército Nacional de Libia, mientras que Aguila Salah Issa, presidente de la cámara baja del parlamento, considera que su legitimidad no es negociable. Los acuerdos de París de 2018 fueron solo una victoria mediática para Emmanuel Macron.

A pesar del acuerdo, el país sigue gobernado por dos estructuras opuestas y ninguna de ellas es capaz de resolver problemas de migración y seguridad. Además, las milicias bloquean la economía del país e imponen su ley. Las elecciones no tuvieron lugar. Por lo tanto, Libia parece haber pasado de la crisis de seguridad al conflicto armado en apenas tres meses. Solo en 2019 casi 1,000 personas han muerto (y más de 5,000 han resultado heridas) desde la ofensiva del Mariscal Khalifa Haftar contra Trípoli, según la Organización Mundial de la Salud (Le Point, 2019).

Libia, ¿un Estado fallido?

Según Cartapanis (2012), un Estado fallido es un «Estado que no cumple las funciones soberanas esenciales en materia de orden público, policía, justicia, y que fracasa en combatir los disturbios internos, las crisis políticas o étnicas, causando el éxodo de ciertas poblaciones, incluso el estallido de guerras civiles». den definitiva, no hay  una autoridad central capaz de garantizar la seguridad de los bienes y las personas. Surgido después del final de la Guerra Fría, este concepto de «Estado fallido» y limitado a cuestiones humanitarias, experimentó un viraje en términos de seguridad tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 (Gaulme, 2011). Esto ha favorecido la creación de una tipología con «Estados fuertes» y «Estados fallidos» (más otros tantos en medio). En 2006, el Departamento de Estado de los Estados Unidos, y más específicamente Stephen Krasner (entonces Director de Planificación de Políticas), quería hacer que el concepto fuera «operativo» al asociarlo con «construcción del Estado». El objetivo es remediar las fallas estatales (Sur, 2005) que toca un concepto clave de las relaciones internacionales: la soberanía.

A este respecto, la complejidad de la situación en Libia es doble. Primero, la incapacidad de los actores nacionales para aceptar compromisos y segundo, el interés intervencionistas de  de varios actores internacionales, como Turquía. Si la incapacidad de los primeros puede explicarse, en parte, por la ausencia de una cultura estatal y un sentimiento nacional, las acciones de los últimos tienden a acentuar el conflicto y evitar cualquier solución equilibrada. ¿Será suficiente el «Edificio del Estado»? Nos permitimos dudarlo frente a la profundidad del problema libio.

¿Por qué Turquía quiere intervenir?

La decisión del presidente turco de enviar tropas a Libia es un resultado directo de la guerra de influencia entre las potencias regionales e internacionales en ese país. La ofensiva del Khalifa Haftar contra el gobierno de Sarraj y las revelaciones sobre la presencia de mercenarios rusos, vinculados a la compañía de seguridad privada Wagner, junto con el mariscal, enfurecieron a Erdogan.  Esta ofensiva tiene como objetivo tomar el control de todo el territorio libio. También cabe preguntarse si esta decisión turca no corre el riesgo de aislar el “Government of National Accord (GNA),”) a nivel diplomático.

El acuerdo militar firmado entre el GNA y Turquía aumenta las tensiones entre Ankara y los países del norte de África directamente afectados por este conflicto: Egipto, Túnez y Argelia. Muchos tienen miedo de ver a Libia transformada en un patio de recreo para las diferentes potencias como en Siria, con graves consecuencias para sus vecinos y para toda la zona sahelo-sahariana.

Una parte de los líderes árabes siente la estrategia política y militar turca en Libia como una voluntad para establecer un «nuevo Imperio Otomano», en el Medio Oriente y en el norte de África. El país más opuesto a la presencia de soldados turcos en Libia es Egipto. El mariscal Sissi y el presidente Erdogan se odian y lo hacen público. El origen de este odio se remonta a 2013 cuando Sissi llegó al poder mediante un golpe de estado contra el presidente democráticamente elegido Morsi. Además, Libia se está convirtiendo en un teatro de conflicto indirecto entre El Cairo, que apoya al mariscal Haftar, y Ankara, que apoya militarmente a Sarraj. Egipto no acepta la idea de tener soldados turcos a su frontera occidental.

La estrategia turca parece ser una reacción a su aislamiento geopolítico en Oriente Medio. La visita de Erdogan a Túnez, en diciembre 2019,no solo tenía como objetivo fortalecer la relación bilateral, sino también dar a Turquía espacio para maniobrar militarmente en Libia. El dúo Rusia-Turquía también es un hecho importante porque, incluso si tienen diferencias estratégicas en Siria, Erdogan y Putin saben cómo trabajar juntos y desean reproducir este esquema en Libia.

El envío del ejército turco a este país le permite estar presente en Oriente Medio (Siria) y el Magreb (Libia). Esto le da una nueva dimensión a la estrategia regional del presidente Erdogan, pero presenta nuevos desafíos. Turquía se ha posicionado como uno de los únicos actores regionales capaces de contrarrestar una coalición liderada por Arabia Saudita. Pero para eso tuvo que reestructurar su capacidad ofensiva militar porque desde la fundación de la república en 1923 la doctrina se basó en una forma de no intervención a nivel internacional. Las dos excepciones fueron la participación en la Guerra de Corea (1950-1953) y en Chipre contra los griegos (1974).

Operacionalmente, la rigidez de sus estructuras y comportamiento a menudo daba la impresión de que no parecía capaz de librar una guerra de movimientos. Además, su equipo significaba que no podía participar en un conflicto moderno. En el siglo XX cumplió funciones de mantenimiento del orden público interno, como un instrumento coercitivo de las élites gobernantes, por lo que tiene funciones policiales en tiempos de paz. Oponerse a los líderes kemalistas significaba también oponerse a los líderes militares en el siglo pasado. Por lo tanto, el ejército está en el corazón del sistema político-estatal, pero sin ningún poder autónomo. Intervino cuatro veces para interrumpir la acción del gobierno mediante golpes de estado (1960, 1971, 1980, 1997) e intentó hacerlo por quinta vez en 2016 sin éxito.

Uno puede preguntarse si Erdogan a través de esta operación libia no busca transformar profundamente el papel del ejército en su país, para convertirlo en un ejército de proyección e intervención. Turquía enfrenta muchos desafíos geopolíticos (energéticos y militares). Su intervención en Libia es arriesgada porque debe recordarse que este país es miembro de la OTAN, corriendo el riesgo de involucrar, con sus acciones, indirectamente a los países miembros de esta Alianza.

COMPARTIR

Las ideas contenidas en este análisis son responsabilidad exclusiva del autor, sin que refleje necesariamente el pensamiento del CEEEP ni del Ejército del Perú