Esfuerzo multisectorial frente a un enemigo invisible

  • por

Foto: Ejército del Perú

Resumen

El Perú, al igual que todos los países del mundo, viene enfrentando una guerra contra un enemigo invisible que ha demostrado tener la fuerza suficiente como para ponernos entre la espada y la pared. Algunos gobiernos han querido reducir el problema a una falsa dicotomía entre la decisión de privilegiar la economía sobre la vida de los más vulnerables, o prolongar la cuarentena perjudicando la economía de familias y empresas. El Perú optó por la defensa de la vida y, después de varias semanas de cuarentena, el siguiente reto será restablecer las actividades productivas sin agudizar la crisis y el colapso del sistema de salud. Pero, para salir airosos de este reto, es imprescindible ver este proceso como un esfuerzo multisectorial, multidisciplinario y que involucra a toda la nación de manera general. Para ello, se debe reestructurar los protocolos de tal manera que podamos compartir recursos e información de una manera más rápida y eficiente, sin secretismos, recelos o prejuicios que solo hacen más lenta la capacidad de respuesta. Las imágenes que estamos viendo en medios de comunicación sobre el colapso de los hospitales y la actitud irresponsable de alguna parte de la sociedad, muestran la necesidad de disponer de un centro de planeamiento que permita articular el esfuerzo de todos los sectores y la toma de decisiones.

Análisis

Esta guerra se inició en la ciudad de Wuhan, y desde el inicio llamó la atención la respuesta atípica del gobierno chino respecto a epidemias anteriores. Pese a su lentitud y hermetismo inicial, vimos a través de los medios de comunicación, que el Ejército de Liberación Popular adoptaba medidas que articularon el esfuerzo de todos los sectores para controlar la pandemia, permitiendo activar su sistema de movilización nacional, cerrando las principales ciudades mientras se iba incrementando las capacidades de su sistema de salud. En el caso de Wuhan, una ciudad de más de diez millones de habitantes, se ejerció en cada barrio de la ciudad, un estricto control en el ingreso de abastecimientos, así como un seguimiento permanente a los movimientos de los ciudadanos con ayuda de drones, GPS, celulares, etc. En paralelo a este esfuerzo de seguridad, se asignó un mayor contingente de personal médico, se construyó y equipó hospitales y se importó mascarillas y equipos médicos; todo esto en tiempo record.

Sin embargo, el virus logró salir de su epicentro y gracias a la interconexión que hoy existe entre los países, se diseminó muy rápidamente en todo el planeta. Italia y España, desafiando a este enemigo silencioso e invisible, no dictaron medidas estrictas de aislamiento social hasta que sus sistemas de salud y funerario colapsaron. Tuvieron que  emplear sus Fuerzas Armadas para lograr la seguridad necesaria contra posibles actos vandálicos, evitar saqueos, así como implementar las medidas de inamovilidad de la población y otras tareas complementarias tales como el apoyo logístico y escolta para el servicio de entierros.

A pesar de la evidente necesidad de contar con la ayuda de las fuerzas del orden, vienen apareciendo voces de alerta, que ven en el empleo de las FFAA y los decretos de estados de excepción, como una amenaza al estado democrático y el respeto a los DDHH. La BBC News publicó que la lucha contra este virus, podría servir a los gobiernos de corte autoritario para hacer permanentes medidas circunstanciales, tales como el recorte de libertades democráticas, cierre de fronteras a la migración y la exaltación del nacionalismo frente a la cooperación entre países. En el Perú por su parte, también existen quienes hablan del posible retorno de los militares al poder en Latinoamérica.

Al respecto, es necesario señalar que, por nuestra historia reciente, estas preocupaciones y recelos pueden ser válidos, pero deben ser debidamente ponderados en el contexto actual. Lo que debe primar, es que todos – Gobierno, Sociedad y FFAA – estén convencidos que se está viviendo una guerra contra un enemigo invisible; a quien no se lo destruye con misiles o bombas. Para derrotarlo, el decisor político requiere disponer de una capacidad de planeamiento intersectorial en todos los niveles, que sea multidisciplinario, que centralice la información desde una plataforma digital robusta y que este acompañado por procedimientos que permitan un fluido enlace con los sectores públicos y privados. Para lograrlo, se debe organizar un estado mayor multisectorial, (EM) con características muy similares al que se organizaría para enfrentar una guerra. Esto permitiría desarrollar una sola visión de la estrategia a implementar, daría unidad de propósito, permitiría una mayor sincronización de los esfuerzos y una imagen compartida de los objetivos planteados en los diferentes campos de acción involucrados. (Seguridad, Salud, Economía, Apoyo Social, Comunicaciones Estratégicas, Gobierno Digital, etc)

Esta guerra no declarada, no puede conceptualizarse como un problema exclusivo del Sector Salud, como se ha mencionado se trata de un esfuerzo multisectorial y que inclusive debería ser multinacional –aunque la solidaridad no ha sido el comportamiento demostrado por varios países desarrollados-. Si se conceptualiza en términos de una guerra, el Centro de Gravedad del Enemigo radica en su alta movilidad, por lo tanto, aquellos que incumplen las medidas de distanciamiento social, son sus aliados. Por otra parte, el Centro de Gravedad propio está constituido por la capacidad del sistema de salud y la resiliencia de la población. Por ello, antes de cuestionar el empleo de las FFAA, se debe pensar en desarrollar estrategias que permitan derrotar el centro de gravedad del virus y fortalecer el propio. Además, esta actividad requiere de capacidades de liderazgo y trabajo en equipo en todos los niveles, de tal manera de ser capaces de intercambiar velozmente información y coordinar de manera efectiva las acciones. Tampoco es el mejor momento de criticar sobre los motivos por el que enfrentamos esta pandemia con  un sistema de salud precario –se dispone de solo 2 camas UCI por cada 100,000 habitantes cuando se requiere por lo menos 10. Es el momento de anticipar el peligro que acecha y actuar consecuentemente; de lo contrario, el país estará condenado a imitar a los vecinos europeos y se tendrá que enfrentar la penosa disyuntiva de decidir a quién desconectar de los respiradores. Tampoco podemos teorizar del porqué una parte importante de nuestra población, no ha desarrollado conciencia cívica y la disciplina para mantenerse en su casa cuando el gobierno se lo ordena, o el poco respeto que demuestran en su trato con la autoridad. Hoy, es tiempo de dar solución a estos problemas, se requiere creatividad para identificar soluciones y flexibilidad para adecuar las normas y emitir decretos de urgencia que permitan sancionar a aquellos que incumplen la orden de permanecer en sus casas u ofrezcan resistencia a la autoridad. Es urgente que los órganos de control del Estado, acompañen en el proceso de adquisiciones y participen activamente dando alternativas de solución y/o viabilidad ante los vacíos de la ley que esta situación de emergencia podría ocasionar. Como en una guerra, se viven circunstancias excepcionales y es necesario encontrar alternativas viables, sujetas a la supervisión y control, pero que, a la vez, ofrezcan una solución a los problemas con rapidez. A manera de ejemplo, existen países que vienen empleando sus sistemas de inteligencia para comprar en el extranjero equipamiento médico y medicinas. Consideran que es una competencia por acceder a recursos escasos y no dudan en emplear la aviación de sus FFAA para recoger directamente sus artículos sin esperar a que el proveedor los envíe o, como en el caso de China, que fue capaz de construir en Wuhan dos hospitales con más de dos mil camas en tan solo 10 días.

Las FFAA, pese a sus limitaciones en equipamiento y personal, proporcionan seguridad efectiva a la población, además apoyan con recursos humanos y materiales a otros sectores del gobierno con transporte aéreo y terrestre, personal y equipo médico, investigación y desarrollo, comunicaciones, actividades de apoyo social, entre otros. Se requiere de un esfuerzo colaborativo en donde participe toda la población, el ejecutivo, el congreso, las dependencias públicas en los tres niveles de gobierno, el sistema judicial, el sector privado, universidades, las ONGs, y en general, todos. Por ello, es necesario disponer de un EM multisectorial que conozca la situación en todos los campos, que sea capaz de articular, coordinar y supervisar las decisiones del gobierno y el empleo de todas las capacidades existentes en apoyo a los ministerios, GGRR y GGLL que así lo requieran, así como proporcionar los estudios prospectivos y recomendaciones para la toma de decisiones del máximo órgano decisor.

Hoy, las FFAA del Perú, vienen participando en la Comisión de Alto Nivel a través del Ministerio de Defensa, así como en el Comando de Operaciones COVID 19 y sus sedes regionales para hacer frente a esta pandemia. Es una gran oportunidad para desarrollar las capacidades de trabajar de manera intersectorial, así como generar confianza y red de contactos entre los funcionarios de los diferentes sectores del gobierno, sin embargo, aún existe espacio para mejorar estas actividades de planeamiento y coordinación centralizado.

El factor de éxito en la siguiente fase de las operaciones será la velocidad, esta debe permitir un mayor y más rápido flujo de información y de toma de decisiones. En este nuevo entorno, se requiere que el EM multisectorial aprovechando la tecnología disponible, desarrolle aplicativos que permitan entre otros fines, una veloz georreferenciación de los positivos, trazabilidad de contactos y ubicación de zonas calientes. Esto permitiría alertar a la población, además, en el caso del MINSA, proporcionar telemedicina, realizar actividades de desinfección y testeos, mientras que las FFAA y PNP podrían implementar medidas de vigilancia del cumplimiento del aislamiento, de apoyo social con canastas de víveres, así como un despliegue más eficiente de la fuerza. Es por ello, que se requiere de un EM que conciba, coordine, y realice el seguimiento de las actividades necesarias hasta lograr el desarrollo de esta plataforma digital. La tarea es compleja porque se requiere la participación de los operadores telefónicos locales, la PCM, los ministerios de Transporte y Comunicaciones, Defensa, Interior, Salud entre otros para que el aplicativo satisfaga las necesidades de todos.

Finalmente, la vida de millones de seres humanos está en las manos de la industria farmacéutica que trabaja en la búsqueda de una vacuna o una cura que pueda ser distribuida globalmente. Hasta que este día llegue y ante la adversidad, debemos permanecer unidos y luchar para salir airosos de esta guerra. Para ello, es necesario estar convencidos que no dejaremos atrás a los más débiles y que en este esfuerzo, en el país se habrá construido un nuevo contrato social, aquel en el cual se valora el trabajo del prójimo, la sociedad es más solidaria con los más débiles y se lucha por construir un estado más democrático, justo y con menor desigualdad social.


Referencias

The Chinese Communist Party’s ‘people’s war’ on Covid-19, Charlie Lyons Jones, 6 de abril de 2020, The Strategist.

https://www.aspistrategist.org.au/the-chinese-communist-partys-peoples-war-on-covid-19/

China acaba de construir un hospital en diez días. Así lo logró. Oscar Holland y Alejandra Linn, 8 de febrero de 2020, CNN en español.

https://cnnespanol.cnn.com/2020/02/08/china-acaba-de-construir-un-hospital-en-10-dias-asi-lo-logro/

Perú vendió mas de 30 millones de mascarillas a China, EEUU y Hong Kong en los últimos tres meses, 30 de marzo 2020, diario Correo.

https://diariocorreo.pe/edicion/lima/coronavirus-peru-china-ee-uu-y-hong-kong-compraron-al-peru-mas-de-30-millones-de-mascarillas-en-los-ultimos-tres-meses-nndc-noticia/

Italian police escorts 11 army trucks filled with coffins from overloades cemetery, 19 de marzo 2020, ABC News.

https://www.abc.net.au/news/2020-03-20/italian-police-escorts-11-army-trucks-filled-with-coffins/12074348

Coronavirus, por que la pandemia de Covid 19 podría fortalecer los autoritarismos y debilitar las democracias, Mariano Aguirre, 08 Abril 2020, BBC News Mundo.

El coronavirus y los militares, Aldo Mariategui, 19 de Marzo 2020, Peru 21.

Coronavirus en Perú: Se requiere otros 700 médicos en cuidados intensivos, afirma especialista,  11 de abril de 2020, diario Gestion.

https://gestion.pe/peru/coronavirus-peru-se-requieren-otros-700-medicos-en-cuidados-intensivos-por-covid-19-afirma-especialista-nndc-noticia/

Agente del Mosad narra cómo países lidian guerra encubierta por respirador. Agencia EFE, 1 de abril de 2020, Diario Gestión

https://gestion.pe/mundo/coronavirus-israel-agente-del-mosad-narra-como-paises-lidian-guerra-encubierta-por-respiradores-noticia/

Boeing de la Fuerza Aérea de Chile traerá de China 500 ventiladores mecánicos, Pamela Squella, 6 de Abril 2020, Defensa.com

https://www.defensa.com/chile/boeing-767-fuerza-aerea-chile-traera-china-cerca-500-mecanicos

China acaba de construir un hospital en diez días. Así lo logró. Oscar Holland y Alejandra Linn, 8 de febrero de 2020, CNN en español.

https://cnnespanol.cnn.com/2020/02/08/china-acaba-de-construir-un-hospital-en-10-dias-asi-lo-logro/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *