Venezuela: La paradoja del régimen en estado vegetativo persistente