Después de la tempestad… tampoco vendrá la calma