Autor

Las razones históricas y geopolíticas de las tensiones en el Alto Karabaj

Resumen

El artículo tiene como objetivo explicar las causas históricas que permitirían entender mejor la crisis que está viviendo el Cáucaso y de manera más especifica la región del Alto Karabaj. Además, a través de ese trabajo, se quiere analizar los diferentes intereses de las potencias regionales y globales.

Viejas tensiones

A partir del siglo XVIII, surgió en la región el problema de la expropiación de tierras a los armenios en beneficio de los muhajirs, inmigrantes musulmanes. El Alto Karabaj estuvo tradicionalmente poblada tanto por cristianos armenios como por musulmanes azeríes de habla turca. Cabe señalar que su respectivo peso demográfico sigue siendo un punto polémico.

A partir de 1805, el Imperio zarista unió la región a la provincia de Bakú. Pogroms estalló allí en 1900 durante su desintegración.

La independencia del territorio fue proclamada el 5 de agosto de 1918 en el IV Congreso. Armenia lo utilizará como precedente histórico tras la desintegración de la URSS.

En 1921, la oficina caucásica del Comité Central del Partido Bolchevique (Kavburo), dirigida por Stalin, decidió unir el Alto Karabaj a la República Soviética de Azerbaiyán, lo que los armenios nunca aceptarían. Durante el período soviético, el enclave disfrutó del estatus de Óblast (región) autónoma de Nagorno-Karabaj (OAHK) dentro de la República Soviética de Azerbaiyán, aunque siguió siendo un caparazón vacío. Los líderes de la República Soviética de Armenia acudieron a Moscú en 1969 para solicitar, sin éxito, la integración de este territorio en su territorio. Como resultado, muchos armenios fueron excluidos en 1975 del Partido Comunista de Karabaj por “agitación nacionalista”.

Entre 1988 y 1991, casi todos los 352.000 armenios que vivían en Azerbaiyán y los 160.000 azerbaiyanos que vivían en Armenia se vieron obligados simultáneamente a emigrar. Esta fue una oportunidad para que los armenios cuestionen la soberanía de Bakú sobre Nagorno-Karabaj. Para los azeríes, se trata de una agresión deliberada destinada a recrear la histórica «Gran Armenia».

Las élites armenias de la región avanzan hacia la independencia después de la Guerra Fría. Hoy los partidos armenios en el Alto Karabaj quieren la independencia, excepto por un pequeño partido, Mer Tun Hayastan («Armenia, nuestra casa») que todavía quiere la unificación con Armenia. Bakú todavía considera que esta área, incluso poblada por una mayoría de armenios, es una parte integral de su territorio.

Como resultado, Armenia y Azerbaiyán han estado en conflicto durante más de treinta años. Entre 1988 y 1990, las manifestaciones que exigían la independencia del Alto Karabaj provocaron enfrentamientos. En 1991, estalló el conflicto y no se concluyó un alto el fuego hasta 1994.

¿Cuáles son los intereses geoestratégicos para los países del grupo de Minsk, Turquía, Rusia e Irán en la región?

El grupo de Minsk busca acercar a los dos países a través de canales diplomáticos. En particular a través de “los cinco principios de Madrid”. También organizó cumbres entre los presidentes de los dos beligerantes. Los tres copresidentes son Estados Unidos, Rusia y Francia.

Rusia es la más activa en este tema. Suministra armas a ambos países, dando prioridad a Armenia sobre la calidad y la cantidad. Desde un punto de vista geoestratégico, precisamos que Rusia compite con Azerbaiyán en los mercados de gas y petróleo, porque este último es rico en hidrocarburos. Desde allí parten oleoductos que atraviesan Georgia y Turquía para llegar al Mediterráneo. Evitando Armenia.

El fuerte apoyo de Turquía a Azerbaiyán se explica por lazos culturales, económicos y militares muy importantes. Pero también por las más que tensas relaciones entre Ankara y Ereván. Sin embargo, una intervención militar turca no está en la agenda. Si Erdogan es acusado por Francia de haber enviado milicias sirias a Nagorno-Karabaj, él lo niega y el presidente Aliyev también. La OTAN pide a Turquía (que es miembro) que use su influencia para calmar las cosas.

Irán se encuentra en una posición difícil. Ve con malos ojos estas tensiones y dijo: “Seguimos de cerca los acontecimientos recientes y estamos dispuestos a ayudar a resolver las diferencias entre los dos países a través del diálogo y las negociaciones, en el marco del derecho internacional». El norte de este país está poblado por poblaciones azeríes. Irán está preocupado por la presencia de operativos del Mosad, que prueban la efectividad del equipo israelí allí, así como las acciones de los mil mercenarios asalariados de Turquía todavía activos en el flanco norte de su frontera. Le preocupa el riesgo de contagio por un posible conflicto. ¿Qué impacto podría tener una guerra regional? Una guerra parece imposible. Los tres copresidentes del grupo de Minsk (EE.UU., Rusia y Francia) harán todo lo posible para evitarlo. Quienes tendrían más que perder en caso de una escalada militar son los rusos. Un conflicto tendría graves consecuencias para la seguridad regional e incluso a nivel internacional por las solidaridades (y alianzas) de las que se beneficia cada uno de los actores. El sur del Cáucaso es una región rica en hidrocarburos e importante desde un punto de vista estratégico. En caso de internacionalización, Rusia podría perder este papel de mediador en una región que considera su patio trasero (aunque esté un poco más cerca de Armenia). Estamos hablando de dos ex repúblicas soviéticas. Putin hará todo lo posible para garantizar que las tensiones actuales aumenten. «Estamos en contacto con Armenia, Turquía, Azerbaiyán e Irán», dijo Sergey Lavrov, su ministro de Relaciones Exteriores.

Conclusiones

Azerbaiyán y Armenia firmaron el 9 de noviembre de 2020, bajo los auspicios de Rusia, un acuerdo para poner fin a las hostilidades. Nos recuerda la importancia de Moscú. Para asegurar el cumplimiento de este acuerdo, Rusia comenzó a desplegar unos 2,000 soldados tan pronto como entró en vigor el alto el fuego.

El otro ganador es Turquía, el gran partidario de Azerbaiyán, que supervisará la aplicación del alto el fuego con Rusia desde un centro de observación conjunto. Este centro ruso-turco tendrá su sede en Azerbaiyán y no estará vinculado a las fuerzas de mantenimiento de la paz que se desplegarán en Nagorno-Karabaj.

Ni Washington ni París fueron decisivos esta vez. El grupo de Minsk ni siquiera se menciona en el acuerdo, dejando a Rusia sola en el centro del juego. Por primera vez desde el final de la Guerra Fría, las tropas rusas están presentes en los tres países del Cáucaso Meridional, Georgia, Armenia y Azerbaiyán. Parece que estamos entrando en una nueva fase geopolítica en esa parte del mundo.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las ideas contenidas en este análisis son responsabilidad exclusiva del autor, sin que refleje necesariamente el pensamiento del CEEEP ni del Ejército del Perú

Imagen: ISPI