Autor

El impacto de la invasión rusa a Ucrania en el ambiente estratégico global y en América Latina

R. Evan Ellis[1]

Introducción

La historia moderna está marcada por eventos decisivos que impactan directamente el ambiente estratégico y cambian los cálculos de los actores globales. En ese sentido, podría decirse que la invasión rusa a Ucrania, en febrero de 2022, es uno de esos eventos. El impacto de dicha invasión en el ambiente estratégico mundial, incluida América Latina y el Caribe, será profundo y principalmente negativo para las democracias occidentales y el orden institucional mundial que ha prevalecido desde la Segunda Guerra Mundial. Las dinámicas políticas, económicas y de otro tipo puestas en marcha por la acción de Rusia pueden conducir a una serie de caminos distintos; sin embargo, las implicaciones del resultado probable de los eventos son preocupantes.

En términos geopolíticos, es probable que la República Popular China (RPC) emerja como el mayor ganador del conflicto. Al mismo tiempo, la dinámica militar y política desencadenada por la invasión rusa resaltará y profundizará la lucha creciente entre los Estados que se adhieren al legado “orden mundial liberal” y un emergente,[2] aunque difuso, “contraorden no liberal”. Por un lado, los abanderados del orden mundial liberal incluyen a los Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido y los Estados democráticos de Asia, como Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda. Por otro lado, el contraorden no liberal está constituido por la dinámica entre la RPC y un grupo dispar de actores, incluidos Rusia, Irán y actores menores como Corea del Norte, Venezuela, Cuba y Nicaragua, cuyos intereses son atendidos por una combinación del dinero chino y el debilitamiento de las instituciones de supervisión internacional, la transparencia y el estado de derecho.

En contraste con la contienda entre dos sistemas políticos, económicos y de valores representados por la Unión Soviética y los Estados Unidos durante la Guerra Fría, el carácter principal de la lucha emergente es que el “contraorden no liberal” no plantea algún modelo político o económico alternativo o propuesta de valor, sino más bien, el atractivo de los beneficios financieros a corto plazo y la liberación de las estructuras y limitaciones que muchos países perciben como ineficaces. Al respecto, la declaración conjunta de Beijing, del 4 de febrero de 2022, del líder ruso Vladimir Putin y su homólogo chino Xi Jinping contra la imposición de cualquier estándar para la «democracia» o los «derechos humanos»,[3] socavando la capacidad de cuestionar legal o moralmente el sistema político y las acciones de los que tienen el poder, está en el centro del desafío del “contraorden no liberal”. La flagrante invasión rusa de Ucrania, de la que China se beneficia estratégicamente, incluso mientras maniobra diplomáticamente para no asociarse directamente con la agresión rusa,[4] es emblemática de la dinámica del “contraorden no liberal” y los enormes peligros estratégicos que plantea.

El error de cálculo estratégico de Rusia en Ucrania

En el país emblemático del ajedrez, el presidente ruso Vladimir Putin ha demostrado ser, en el mejor de los casos, un ajedrecista mediocre. Como ya está ocurriendo, la invasión rusa de Ucrania está aislando política y económicamente a Rusia de un Occidente cada vez más unificado.[5] Podría decirse que Putin ha tenido mucho menos éxito en hacer avanzar la narrativa rusa y dividir a los oponentes estadounidenses y europeos que cuando Rusia llevó a cabo una invasión apenas velada del Donbass en el año 2014.[6] Algunas de las razones de este resultado fueron fortuitas, incluidos los logros de la administración Biden en la coordinación con Europa y la OTAN, así como los éxitos de la inteligencia occidental en exponer sustancialmente el libro de jugadas ruso por adelantado,[7] mostrando a las audiencias occidentales el cinismo de la agresión rusa. Vladimir Putin probablemente calculó correctamente que la RPC podría ayudar a su régimen a capear las sanciones occidentales. Es probable que las sanciones (que ya incluyen bienes comerciales con tecnologías sensibles,[8] restricciones a los bancos rusos, así como a Vladimir Putin y los oligarcas vinculados a él, a medida que continúa la invasión rusa y Estados Unidos y Europa construyen un consenso) eventualmente incluyan a Occidente (particularmente a Europa), cesando la compra de petróleo ruso[9] y excluyéndolo del sistema financiero occidental al cortar su acceso al sistema de compensación interbancaria SWIFT.[10] Putin seguro calculó correctamente, probablemente con la tranquilidad que le brinda el presidente chino, Xi Jinping,[11] incluyendo planes explícitos para que la RPC importe parte del petróleo y los productos alimenticios que Rusia ya no podría vender a Occidente[12] y lo ayude a participar financieramente a través de China.

Sin embargo, la combinación de esas dinámicas hace que Rusia sea económicamente mucho más dependiente de la RPC que antes. De hecho, la RPC incluso se benefició al poder comprar petróleo ruso con un gran descuento, ya que los mercados reaccionaron a la noticia de la invasión.

Adicionalmente, la invasión en sí, con 190.000 soldados rusos,[13] será enormemente costosa para Rusia,[14] particularmente si los ucranianos logran montar una resistencia sostenida y Rusia se ve obligada a ocupar el país por un período prolongado de tiempo.[15] La combinación implícita de presiones económicas y fiscales sobre Rusia aumentará sustancialmente la influencia política de la RPC sobre el gobierno de Putin, a través de las decisiones chinas en curso sobre cuánto petróleo ruso y otros bienes comprar. Asimismo, los préstamos de los bancos chinos a Rusia se extenderán y las potenciales inversiones en Rusia por parte de empresas chinas podrían concretarse. De hecho, el uso del comercio y la inversión de la RPC como instrumentos de coerción ya se ven en otras partes del mundo.[16] La influencia de la RPC se agudizará aún más si la prolongación de la guerra aumenta la presión política interna sobre Putin, por parte de una Rusia que ya no se tranquiliza con la prosperidad petrolera para aceptar el autoritarismo del régimen de Putin.

A corto plazo, es probable que la guerra aumente el sentido de solidaridad entre los Estados de la OTAN, algunos aspirantes a la OTAN y los Estados democráticos de Asia, como Japón, Corea del Sur y Australia. Como advertencia, si Rusia hace una pausa después de Ucrania y busca la aceptación de Occidente como un hecho consumado, tal vez negociando un acuerdo con el asediado presidente ucraniano Vladimir Zelensky,[17] podría producir fisuras en esa alianza emergente. Sin embargo, si la guerra continúa con la agresión rusa en otras áreas, incluso después de una pausa, cimentará aún más esa alianza, incluso cuando cree un caos económico mucho más profundo y acelere la dependencia de Rusia a la RPC.

Si bien en la etapa inicial del conflicto, tanto la OTAN como Rusia parecían cuidarse de evitar el riesgo de escalada, las opciones de escalada que podrían expandir profundamente el conflicto y, con ello, el costo para Rusia y la solidaridad de Occidente son múltiples. Estos incluyen la posibilidad de que los ciberataques rusos[18] tengan profundos efectos indirectos en las infraestructuras,[19] economías y sistemas de defensa occidentales, o que el reabastecimiento occidental de las fuerzas ucranianas impulse a Rusia a lanzar ataques militares punitivos contra los países que reabastezcan a Ucrania.[20]

A nivel mundial, es probable que la guerra profundice el malestar económico,[21] las crisis fiscales y las presiones sobre los sistemas políticos que ya están tensos hasta el punto de ruptura por la pandemia de la Covid-19 que aún se desarrolla. Estos incluirán precios récord sostenidos del petróleo que afectarán todo, desde el transporte hasta la fabricación y los costos de calefacción del hogar, precios agrícolas récord a medida que la interrupción en Ucrania agrava los efectos de las sequías récord en América del Sur[22] y el efecto del conflicto en la agravación de las interrupciones de la cadena de suministro aún no resueltas.[23]

Los ataques cibernéticos rusos, ya sea como consecuencia del conflicto de Ucrania o enfocados deliberadamente en Occidente a medida que el conflicto se intensifica, también podrían agravar la crisis económica y el descontento político antes mencionados a través de la interrupción de los sistemas financieros, la logística y las operaciones comerciales u otras infraestructuras occidentales. Como ocurrió durante la Covid-19, pero ahora en mayor medida, es probable que esas presiones contribuyan a la delincuencia, la inseguridad[24] y la movilización social,[25] lo que socavará la fe de los ciudadanos en la capacidad de las democracias y las economías de mercado para generar resultados, incluso cuando la RPC promociona cada vez más agresivamente su modelo de desarrollo.[26]

Si el conflicto se intensifica en Ucrania, es posible que la RPC aproveche el compromiso militar de Occidente con Rusia para incorporar por la fuerza a Taiwán,[27] cumpliendo la aspiración de Xi Jinping de completar la incorporación antes del final de su tercer mandato en 2027. No obstante, si Rusia es capaz de lograr sus objetivos en Ucrania sin escalar y obligar a Occidente a aceptar el nuevo statu quo, es probable que su éxito aliente de manera similar a la RPC a actuar contra Taiwán cuando se presente una circunstancia apropiada en los meses o primeros años tras el éxito de Rusia.[28]

Dinámicas e Impactos en América Latina

En América Latina, a corto plazo, es probable que el impacto de la invasión rusa de Ucrania, el conflicto resultante y las maniobras geopolíticas rusas asociadas sean limitados. En general, sin embargo, también será sustancialmente negativo. En el ámbito económico, como en otras partes del mundo, es probable que el aumento significativo de los precios del petróleo y los alimentos afecte a los países de América Central y el Caribe que ya están muy afectados por la Covid-19, aunque exportadores de petróleo como Venezuela,[29] Brasil, Guyana, Ecuador y Perú, así como exportadores de granos como Brasil y Argentina podrían beneficiarse en parte de precios internacionales más altos. Por otro lado, los productores agrícolas sudamericanos, ya afectados por sequías récord, probablemente también enfrentarán un acceso limitado a fertilizantes de Rusia como resultado de las sanciones.

En el ámbito de la seguridad, la diplomacia rusa en la región -en el período previo a la invasión- fue sustancialmente consistente con sus acciones en las crisis anteriores fabricadas por Rusia en el conflicto de 2008 en Georgia[30] y el conflicto de Ucrania de 2013-2014. En esos conflictos, como en el actual, Rusia participó en acciones aprovechando su amistad con los regímenes antiestadounidenses para mostrarle a Estados Unidos que podía proyectar una amenaza militar en el entorno exterior cercano estadounidense. En el año 2008, esto implicó el envío de dos bombarderos Tu-160 Backfire con capacidad nuclear a Venezuela y Nicaragua,[31] seguidos de una pequeña flotilla de cuatro buques de guerra.[32] En noviembre de 2013, Rusia volvió a enviar dos Tu-160.[33] En la crisis actual, una táctica rusa similar incluyó declaraciones en enero de 2022 del viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, sobre la posibilidad de desplegar activos militares rusos en Venezuela o Cuba,[34] y la visita del viceprimer ministro Yuri Borisov a Venezuela, Nicaragua y Cuba,[35] incluidos los acuerdos sobre cooperación militar.

Es probable que, como antes, Rusia pueda participar en un despliegue limitado y de bajo costo en uno de los regímenes populistas antiestadounidenses de la región para dar más sustancia a sus amenazas. No obstante, Rusia no tiene la logística militar ni los recursos necesarios para mantener fuerzas significativas en el Hemisferio Occidental mientras, como se señaló anteriormente, está librando una costosa guerra en Ucrania con 190.000 soldados y se está viendo perjudicado por las amplias sanciones económicas y financieras occidentales. Dada la historia pasada de Rusia de tratar de controlar los riesgos de escalada incluso mientras proyecta una amenaza, también es poco probable que los rusos desplieguen armas nucleares o pongan sistemas desestabilizadores como misiles ofensivos en manos de actores impredecibles como el régimen de Ortega en Nicaragua o el régimen de Maduro en Venezuela.

En el ámbito político, las acciones de Rusia probablemente polarizarán aún más una región que ya avanza hacia una combinación de gobiernos autoritarios populistas e izquierdistas. En un estilo similar al viaje del expresidente ruso Dmitri Medvedev a la región en noviembre de 2008 durante la crisis de Georgia,[36] la ronda diplomática actual de Rusia parece improvisada para mostrar que el país no está aislado y prepara el escenario para transacciones posteriores con el fin de ayudar a Rusia a evitar las sanciones occidentales. No obstante, a pesar de la fanfarria dada a sus iniciativas diplomáticas, estas contenían notablemente pocos detalles y menos perspectivas creíbles para la financiación rusa de cualquier proyecto que pudiera materializarse a corto plazo.

Los viajes a Rusia del presidente argentino Alberto Fernández[37] y del presidente brasileño Jair Bolsonaro probablemente fueron orquestados en los primeros meses de la crisis, a fines de 2021. Además del marcado interés de Fernández en trabajar con Putin y la declaración de Bolsonaro en Moscú que mostraba su «solidaridad» con Rusia,[38] las visitas de ambos líderes arrojaron pocos resultados concretos más allá de hablar de cooperación agrícola,[39] aprovechando las actuales exportaciones rusas de fertilizantes y compras de alimentos de dichos países. Sin embargo, a corto plazo, las sanciones occidentales afectarán significativamente el acceso de esos países a los fertilizantes rusos, un insumo clave para productos como la soja.

Incluso el impacto de la cumbre Bolsonaro-Putin en la alianza BRICS a largo plazo es cuestionable, dada la probable victoria del rival de Bolsonaro, Luiz Inácio Lula da Silva, en las elecciones de octubre de 2022 en Brasil,[40] y la probable resistencia de los miembros demócratas de BRICS, como India y Sudáfrica, al uso de esta alianza para promover la agresión rusa u otros elementos de una agenda no liberal.[41]

La visita de Borisov a Venezuela, Cuba y Nicaragua también produjo poco trascendencia. Sin embargo, la negativa del presidente Jair Bolsonaro (por lo demás pro-estadounidense) a condenar explícitamente la invasión rusa,[42] anulando a su propio vicepresidente Hamilton Mourao,[43] el fracaso para condenar[44] la invasión rusa por parte de Bolivia,[45] Argentina[46] y Panamá, así como las declaraciones de apoyo a la acción de Rusia por parte de Venezuela,[47] Cuba y Nicaragua (incluido su reconocimiento de las regiones arrebatadas a Ucrania por separatistas respaldados por Rusia)[48] ilustran cómo es probable que América Latina se divida entre actores de izquierda y derecha verdaderamente comprometidos con los principios democráticos y el estado de derecho, y aquellos alineados con el nuevo orden no liberal. Asimismo, estas acciones muestran cómo el avance de la izquierda en toda la región, en particular los regímenes populistas autoritarios, complica la coordinación de Washington con la región en cuestiones clave de seguridad nacional y política exterior,[49] así como en cuestiones económicas.

Adicionalmente a las respuestas actuales entre los Estados latinoamericanos a la invasión de Rusia y el alcance asociado, en los próximos meses, es posible que otros gobiernos latinoamericanos y caribeños firmen de manera oportunista acuerdos de defensa, políticos y otros acuerdos de cooperación como proclamaciones implícitas de su alineación, y con la expectativa de beneficios materiales mutuos. No obstante, la probable exclusión de Rusia de SWIFT y la dificultad de obtener fertilizantes rusos complicarán tales transacciones. Asimismo, las amplias sanciones a Rusia por parte de Estados Unidos y la Unión Europea tendrán un fuerte efecto disuasorio para los países latinoamericanos cuyas economías se basan sustancialmente en hacer negocios con Occidente y el sistema financiero internacional. Sin embargo, los regímenes que ya están bajo fuertes sanciones occidentales como Venezuela,[50] Nicaragua[51] y Cuba,[52] y posiblemente otros como Bolivia y Argentina, pueden participar en acuerdos clandestinos o de trueque para ayudar a Rusia a eludir las sanciones, como Irán y Venezuela colaboran hoy.[53]

Impactos a largo plazo en el ambiente estratégico mundial

En este contexto, a la larga, es probable que el conflicto de Ucrania tenga efectos profundos en otras dinámicas políticas e institucionales globales. En particular, si la agresión rusa va más allá de Ucrania, lo que cambiará fundamentalmente el cálculo de muchos de los Estados del mundo, disminuyendo la fe en la inviolabilidad inherente de su soberanía contra los actores amenazantes, incentivando a algunos a buscar unirse o fortalecer alianzas formales para su defensa. Naciones como Finlandia o Suecia pueden encontrar en las lecciones de la invasión incentivos adicionales para unirse a la OTAN a fin de protegerse contra una Rusia que ha demostrado estar dispuesta a actuar de acuerdo con sus ambiciones territoriales.[54] Otros, que no quieren o no pueden unirse a la OTAN, pueden decidir que una mayor alineación o deferencia hacia Rusia (u otros actores no liberales como Irán) es la única forma de proteger su soberanía en el nuevo ambiente de seguridad, en el que Estados más fuertes como Rusia pueden invadir vecinos más débiles sin consecuencias militares inaceptables.

A largo plazo, con respecto al orden mundial en general, el conflicto de Ucrania pone de relieve que la fuerza de los retadores no liberales del orden posterior a la Segunda Guerra Mundial ha llegado a un nivel nuevo y muy peligroso. Destaca la sinergia entre la riqueza y el poder crecientes de la RPC y los recursos que puede canalizar para habilitar a los actores no liberales, por un lado, y el grado en que esa constelación de poderes depredadores de nivel medio habilitados por China, como Rusia e Irán, sienten la libertad de actuar de manera agresiva hacia sus vecinos, con formas que van más allá del simple uso del dinero y la tecnología chinos para sobrevivir políticamente mientras consolidan el poder y socavan la democracia en sus propios países.[55]

Para ser claros, la RPC no busca “dirigir” abiertamente un movimiento coherente que desafíe el orden liberal establecido. De hecho, la creciente variedad de Estados no liberales dependientes de China es un grupo notablemente incoherente ideológica y políticamente, que incluye no solo a potencias regionales en declive como Rusia, a un rebelde actor islámico como Irán y a una amenaza nuclear aislada como Corea del Norte, sino también a una variedad de Estados menores, cada uno de los cuales persigue sus propios intereses, desde Venezuela, Cuba, Nicaragua y -hasta cierto punto- Argentina y Bolivia en América Latina, hasta el régimen de Erdogan de Turquía (miembro de la OTAN), el nuevo régimen talibán en Afganistán, el régimen nacionalista de Aleksandar Vučić en Serbia y el gobierno de Viktor Orbán en Hungría, por nombrar algunos.

Al “dirigir” indirectamente el contraorden no liberal, la RPC ha descubierto una fórmula en la que los actores no liberales como Rusia e Irán son herramientas útiles para lanzar ataques políticos, institucionales y ahora militares contra ese orden y los rivales geopolíticos de China, mientras que la RPC en sí misma evita la asociación directa con tales ataques y se beneficia cuando ambos lados se agotan a través del esfuerzo. En esta dinámica, consistente con las máximas del clásico estratega chino Sun Tzu,[56] los principales rivales geopolíticos de la RPC (Estados Unidos y la Unión Europa, incluyendo el orden liberal que apoyan) se vuelven cada vez más débiles, mientras que los Estados no liberales -respaldados por el dinero chino- también se vuelven más débiles y cada vez más dependientes de la RPC, incluso cuando China y sus empresas se benefician financiera y políticamente de la dinámica.

En esta dinámica, es posible que actores antiliberales como Rusia e Irán no sigan un único camino coherente, ni juntos ofrezcan un único modelo político, económico o de valores coherente como alternativa a Occidente. Tampoco, en el contra-orden no liberal, dichos regímenes necesariamente se aliarán formalmente con la RPC, o alinearán sus políticas exterior y de otro tipo completamente con la de la RPC. Sin embargo, pueden alinearse en algunos temas en los que sus intereses coinciden, o por deferencia a su patrocinador más rico y poderoso, donde tal alineación no entre en conflicto con sus intereses inmediatos. No obstante, es importante que, por lo general, eviten escrupulosamente desafiar a la RPC en sus intereses fundamentales, que actualmente incluyen Taiwán, la expansión marítima de la RPC en los mares del sur y este de China, incluida la militarización china asociada del área a través de la conversión de arrecifes y bajíos en bases insulares[57] o el despliegue de la Guardia Costera de China[58] y la milicia marítima[59] en aguas en disputa. Los Estados no liberales afiliados a China también evitarán cuidadosamente trabajar abiertamente en contra de los intereses comerciales de China de manera que puedan poner en riesgo su propia recepción de préstamos, inversiones y compras chinas de sus exportaciones. De manera similar, evitarán hablar sobre el internamiento de su población musulmana Uigur,[60] o su represión de la democracia[61] y la violación de sus obligaciones del tratado en Hong Kong.[62]

Conclusión

En resumen, la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha cambiado fundamentalmente los cálculos y la dinámica que sustentan el sistema internacional contemporáneo y la lógica institucional que lo sostiene desde el final de la Guerra Fría. Ucrania es un punto de inflexión para el mundo, incluida América Latina y el Caribe. Los líderes y otros pensadores estratégicos deben analizar profundamente las suposiciones y expectativas que han cambiado para los actores estatales y no estatales del mundo, y cómo eso cambiará el comportamiento de todos.

Notas Finales

  1. El autor es profesor e investigador sobre América Latina en el Instituto de Estudios Estratégicos del U.S. Army War College. Las opiniones aquí expresadas son estrictamente suyas.
  2. Joel Gehrke, “China’s support for Russia turns Ukraine into battleground for new world order”, washingtonexaminer.com (23 de febrero de 2022), https://www.washingtonexaminer.com/policy/defense-national-security/chinas-support-for-russia-turns-ukraine-into-battleground-for-new-world-order
  3. China Aerospace Studies Institute, “ITOW: China-Russia joint statement on International Relations Entering a New Era”, airuniversity.af.edu (4 de febrero de 2022), https://www.airuniversity.af.edu/CASI/Display/Article/2923495/itow-china-russia-joint-statement-on-international-relations-entering-a-new-era/
  4. Thomas Maresca, “China’s Xi Jinping tells Vladimir Putin to negotiate with Ukraine”, upi.com (25 febrero de 2022), https://www.upi.com/Top_News/World-News/2022/02/25/xi-jinping-vladimir-putin-negotiate-ukraine-russia/7621645797562/
  5. Steven Erlanger y Matina Stevis-Gridneff, “Europe Sanctions Russia Over Ukraine Crisis, Coordinating Squeeze With the U.S.”, nytimes.com (22 de febrero de 2022), https://www.nytimes.com/2022/02/22/world/europe/eu-sanctions-russia-ukraine.html#:~:text=BRUSSELS%20%E2%80%94%20The%20European%20Union%20agreed%20on%20Tuesday,mothballing%20of%20an%20%2411%20billion%20Russian-owned%20gas%20pipeline.
  6. “Ukraine and pro-Russia rebels sign ceasefire deal”, bbc.com (5 de setiembre de 2014), https://www.bbc.com/news/world-europe-29082574
  7. Guy Faulconbridge, “Britain’s spy chief claims intelligence scoop on Putin’s invasion of Ukraine”, reuters.com (London: 26 de febrero de 2022), https://www.euronews.com/2022/02/26/ukraine-crisis-intelligence
  8. Mariella Moon, “US sanctions against Russia will limit its access to technology from overseas”, engadget.com (26 de febrero de 2022), https://news.yahoo.com/us-sanctions-russia-technology-105132550.html
  9. David Mastio, “Tough oil sanctions would crush Russia and Putin, but Biden and Europe can’t use them”, detroitfreepress.com (26 de febrero de 2022), https://news.yahoo.com/tough-oil-sanctions-crush-russia-163007497.html
  10. “Momentum grows to ban Russia from SWIFT payment system”, reuters.com (Washington: 25 de febrero de 2022), https://www.yahoo.com/now/momentum-grows-ban-russia-swift-012346527.html
  11. Joel Gehrke, “China’s support for Russia turns Ukraine into battleground for new world order”, washingtonexaminer.com (23 de febrero de 2022), https://www.washingtonexaminer.com/policy/defense-national-security/chinas-support-for-russia-turns-ukraine-into-battleground-for-new-world-order
  12. Keith Bradsher y Ana Swanson, “Before Ukraine Invasion, Russia and China Cemented Economic Ties”, newyorktimes (Beijing: 26 de febrero de 2022), https://www.nytimes.com/2022/02/26/business/china-russia-ukraine.html
  13. Sinéad Baker, “US says Russia has deployed 190,000 troops around Ukraine — almost doubling its strength in 2 weeks while claiming to withdraw”, businessinsider.com (18 de febrero de 2022), https://www.msn.com/en-us/news/world/us-says-russia-has-deployed-190000-troops-around-ukraine-e2-80-94-almost-doubling-its-strength-in-2-weeks-while-claiming-to-withdraw/ar-AAU22VR?ocid=uxbndlbing
  14. Greg Myre, “Putin invading Ukraine would cost Russia billions. Here’s a breakdown of the costs”, npr.org (21 de febrero de 2022), https://www.npr.org/2022/02/21/1082172642/putin-invading-ukraine-would-cost-russia-billions-heres-a-breakdown-of-the-costs#:~:text=A%20Russian%20invasion%20and%20occupation%20of%20Ukraine%20would,independence%20of%20two%20pro-Russian%20territories%20in%20eastern%20Ukraine.
  15. Ibíd.
  16. Jeffrey Wilson, “Australia Shows the World What Decoupling From China Looks Like”, foreignpolicy.com (9 de noviembre de 2021), https://foreignpolicy.com/2021/11/09/australia-china-decoupling-trade-sanctions-coronavirus-geopolitics/
  17. Valentyn Ogirenko, “Ukraine not refusing to negotiate but not ready for Russian ultimatums –official”, reuters.com (Kiev: 26 de febrero de 2022), https://www.oann.com/ukraine-not-refusing-to-negotiate-but-not-ready-for-russian-ultimatums-official/
  18. Frank Bajak, “Cyberattacks accompany Russian military assault on Ukraine, as experts predicted”, whas11.com (Boston: 24 de febrero de 2022), https://www.whas11.com/article/news/nation-world/russia-ukraine-invasion-cyberattacks/507-ac4f5789-de1e-48ef-87fa-2875bcc15622#:~:text=Cyberattacks%20have%20been%20a%20key%20tool%20of%20Russian,can%20be%20to%20sow%20panic%2C%20confuse%20and%20distract.
  19. Brooke Crothers, “After Ukraine, Russian cyberattacks could come to US: How to defend yourself”, foxnews.com (26 de febrero de 2022), https://www.foxnews.com/tech/ukraine-russia-cyberattack-could-come-how-defend-yourself
  20. Paul McLeary, “NATO rushing to resupply Ukraine by land; no-fly zone all but ruled out”, news.yahoo.com (25 de febrero de 2022), https://news.yahoo.com/nato-rushing-resupply-ukraine-land-003810802.html
  21. Matt Egan, “Why the Russian invasion will have huge economic consequences for American families”, edition.cnn.com (24 de febrero de 2022), https://edition.cnn.com/2022/02/16/economy/russia-ukraine-economy-inflation/index.html#:~:text=Exclusive%3A%20Russia-Ukraine%20conflict%20could%20cause%20inflation%20to%20hit,and%20perhaps%20even%20slow%20down%20the%20economic%20recovery.
  22. Asim Anand, “South American drought likely to fuel US soybean demand in 2022”, spglobal.com (25 de enero de 2022), https://www.spglobal.com/platts/en/market-insights/latest-news/agriculture/012522-south-american-drought-likely-to-fuel-us-soybean-demand-in-2022
  23. Susan Helper y Evan Soltas, “Why the Pandemic Has Disrupted Supply Chains”, whitehouse.gov (Washington D.C.: 17 de junio de 2021), https://www.whitehouse.gov/cea/written-materials/2021/06/17/why-the-pandemic-has-disrupted-supply-chains/
  24. “The Pandemic’s Big Winner? Transnational Crime”, americasquarterly.org(26 de enero de 2021), https://americasquarterly.org/article/new-aq-the-pandemics-big-winner-transnational-crime/
  25. Stefano Pozzebon y Caitlin Hu, “Colombia’s protests, explained”, edition.cnn.com (Colombia: 7 de mayo de 2021), https://edition.cnn.com/2021/05/06/americas/colombia-protests-explainer-intl-latam/index.html
  26. Evan Ellis, “Why China’s Advance in Latin America Matters”, nationaldefensemagazine.org (27 de enero de 2021), https://www.nationaldefensemagazine.org/articles/2021/1/27/viewpoint-why-chinas-advance-in-latin-america-matters
  27. Michael Schumann, “¿Es Taiwán el siguiente?”, theatlantic.com (24 de febrero de 2022), https://www.theatlantic.com/international/archive/2022/02/vladimir-putin-ukraine-taiwan/622907/
  28. Ibíd.
  29. Andres Oppenheimer, “Soaring oil prices in the Caribbean could boost Venezuela’s influence in the region”, miamiherald.com (24 de febrero de 2022), https://www.miamiherald.com/news/local/news-columns-blogs/andres-oppenheimer/article258702473.html
  30. Evan Ellis, “Russia’s Latest Return to Latin America”, theglobalamericans.org (19 de enero de 2022), https://theglobalamericans.org/2022/01/russia-return-latin-america/
  31. Pavel Felgenhauer, “Russian Strategic Bombers Touch Down in Latin America”, refworld.org (7 de noviembre de 2013), https://www.refworld.org/docid/5295d7d54.html
  32. “Nuclear powered “Peter the Great” en route to Venezuela”, Mercopress southatlanticnewsagency, (22 de setiembre de 2008), https://en.mercopress.com/2008/09/22/nuclear-powered-peter-the-great-en-route-to-venezuela
  33. Pavel Felgenhauer, “Russian Strategic Bombers Touch Down in Latin America”.
  34. Rafael Bernal, “Russia suggests military deployments to Cuba, Venezuela an option”, thehill.com (13 de enero de 2022), https://thehill.com/policy/defense/589595-russia-suggests-military-deployments-to-cuba-venezuela-an-option
  35. “Nicaragua and Russia Strengthen Bilateral Cooperation”, telesurenglish.net, (17 de febrero de 2022), https://www.telesurenglish.net/news/Nicaragua-and-Russia-Strengthen-Bilateral-Cooperation-20220217-0020.html
  36. Agence France-Presse News, “Medvedev makes defiant Latin America tour”, france24.com (22 de noviembre de 2008), https://www.france24.com/en/20081122-medvedev-makes-defiant-latin-america-tour-russia
  37. Evan Ellis, “Alberto Fernández’s Magical Odyssey to Russia and China”, theglobalamericans.org (15 de febrero de 2022), https://theglobalamericans.org/2022/02/alberto-fernandezs-magical-odyssey-to-russia-and-china/
  38. Terrence McCoy, “Brazil’s Bolsonaro embraced the U.S. under Trump. Now he’s in ‘solidarity’ with Russia”, washingtonpost.com (Brasil: 16 de febrero de 2022), https://www.msn.com/en-us/news/world/brazils-bolsonaro-embraced-the-us-under-trump-now-hes-in-solidarity-with-russia/ar-AATWnAh?ocid=uxbndlbing
  39. Press Release N. 24 , “Joint Statement by President of the Federative Republic of Brazil Jair Bolsonaro and President of the Russian Federation Vladimir Putin”, ministériodasrelaçõesexteriores (Brasil: 16 de febrero de 2022), https://www.gov.br/mre/en/contact-us/press-area/press-releases/joint-statement-by-president-of-the-federative-republic-of-brazil-jair-bolsonaro-and-president-of-the-russian-federation-vladimir-putin
  40. Gustavo A Maranges, “Polls Confirm that People Strongly Support Lula as Next President of Brazil”, resumenlatinoamericanoandthethirdworld.org (10 de febrero de 2022), https://www.resumen-english.org/2022/02/polls-confirm-that-people-strongly-support-lula-as-next-president-of-brazil/
  41. Catherine Osborn, “What Bolsonaro’s Huddle With Putin Says About BRICS”, foreignpolicy.com (18 de febrero de 2022), https://foreignpolicy.com/2022/02/18/bolsonaro-putin-brazil-russia-ukraine-brics-lula/
  42. “Brazilian gov’t ‘concerned’ but Bolsonaro stays mum regarding”, en.mercopress.com (Brasil: 24 de febrero de 2022), https://en.mercopress.com/2022/02/24/brazilian-gov-t-concerned-but-bolsonaro-stays-mum-regarding-ukraine
  43. “Brazil’s Bolsonaro disauthorizes vice president who condemned Russian invasion of Ukraine”, reuters.com (Brasilia: 24 de febrero de 2022), https://news.yahoo.com/brazils-bolsonaro-disauthorizes-vice-president-224645286.html
  44. “Latin America Reacts to Invasion of Ukraine”, theglobalamericans.org (25 de febrero de 2022), https://theglobalamericans.org/2022/02/latin-america-reacts-to-invasion-of-ukraine/
  45. “Bolivia no condena el ataque a Ucrania, pero hace un ‘llamado de paz’ a las partes en conflicto”, paginasiete.bo (24 de febrero de 2022), https://www.paginasiete.bo/nacional/2022/2/24/bolivia-no-condena-el-ataque-ucrania-pero-hace-un-llamado-de-paz-las-partes-en-conflicto-324282.html
  46. Información para la Prensa N°: 095/22, “Argentina reitera su ‘firme rechazo al uso de la fuerza armada’ y llama a Rusia a cesar las acciones militares en Ucrania”, cancilleria.gob.ar (Argentina: 24 de febrero de 2022), https://www.cancilleria.gob.ar/es/actualidad/noticias/argentina-reitera-su-firme-rechazo-al-uso-de-la-fuerza-armada-y-llama-rusia
  47. “Ucrania: Nicolás Maduro reafirma «todo el respaldo» a Vladimir Putin”, deutschewelle.com (22 de febrero de 2022), https://www.dw.com/es/ucrania-nicol%C3%A1s-maduro-reafirma-todo-el-respaldo-a-vladimir-putin/a-60880210
  48. “Latin America Reacts to Invasion of Ukraine”, theglobalamericans.org.
  49. Evan Ellis, “Preparing for Deterioration of the Latin America and Caribbean Strategic Environment”, csis.org (14 de enero de 2022), https://www.csis.org/analysis/preparing-deterioration-latin-america-and-caribbean-strategic-environment
  50. “Venezuela-Related Sanctions”, United States Government (20 de enero de 2021), https://www.state.gov/venezuela-related-sanctions/
  51. “Nicaragua-related sanctions”, home.treasury.gov (12 de enero de 2017), https://home.treasury.gov/policy-issues/financial-sanctions/sanctions-programs-and-country-information/nicaragua-related-sanctions
  52. “Changes to the Cuba sanctions – Frequently asked questions”, home.treasury.gov (26 de octubre de 2020), https://home.treasury.gov/policy-issues/financial-sanctions/sanctions-programs-and-country-information/cuba-sanctions
  53. “Iran, Venezuela ink MOU for co-op in oil industry”, tehrantimes.com (22 de febrero de 2022), https://www.msn.com/en-xl/middleeast/top-stories/iran-venezuela-ink-mou-for-co-op-in-oil-industry/ar-AAUbmFL?ocid=uxbndlbing
  54. Stephen M. Lepore y Chris Matthews, “Putin reveals plan to dominate Europe beyond Ukraine: Neighbours Finland and Sweden are warned they will face ‘military and political consequences’ if they join NATO”, dailymail.co.uk (26 de febrero de 2022), https://www.dailymail.co.uk/news/article-10553723/Putin-turns-attention-Finland-Sweden-Kremlin-official-warns-nations.html
  55. Yuwa Hedrick-Wong, “China, Populism, And The Demise Of The Liberal Global Economic Order”, forbes.com (3 de noviembre de 2019), https://www.forbes.com/sites/yuwahedrickwong/2019/11/03/china-populism-and-the-demise-of-the-liberal-global-economic-order/?sh=2234a6787682
  56. Eric Jackson, “Sun Tzu’s 31 Best Pieces Of Leadership Advice”, forbes.com (23 de mayo de 2014), https://www.forbes.com/sites/ericjackson/2014/05/23/sun-tzus-33-best-pieces-of-leadership-advice/?sh=5940dc65e5ef
  57. Scott N. Romaniuk y Tobias Burgers, “China’s Next Phase of Militarization in the South China Sea”, thediplomat.com (20 de marzo de 2019), https://thediplomat.com/2019/03/chinas-next-phase-of-militarization-in-the-south-china-sea/
  58. Wataru Okada, “China’s Coast Guard Law Challenges Rule-Based Order”, thediplomat.com (28 de abril de 2021), https://thediplomat.com/2021/04/chinas-coast-guard-law-challenges-rule-based-order/
  59. Brad Lendon, “Beijing has a navy it doesn’t even admit exists, experts say. And it’s swarming parts of the South China Sea”, edition.cnn.com (Hong Kong: 13 de abril de 2021), https://edition.cnn.com/2021/04/12/china/china-maritime-militia-explainer-intl-hnk-ml-dst/index.html
  60. Patrik K. Meyer, “Plight of the Uyghurs: Why Muslims Won’t Speak Up for Their Brethren”, nationalinterest.org (Eurasia: 9 de enero de 2020), https://nationalinterest.org/feature/plight-uyghurs-why-muslims-wont-speak-their-brethren-112466#:~:text=The%20Islamic%20world%20has%20responded%20to%20the%20plight,the%20Muslim%20world%20has%20to%20defend%20the%20Uyghurs.
  61. “China: New Hong Kong Law a Roadmap for Repression”, humanrightswatch.org (Nueva York: 29 de julio de 2020), https://www.hrw.org/news/2020/07/29/china-new-hong-kong-law-roadmap-repression#:~:text=%E2%80%9CThe%20Hong%20Kong%20authorities%2C%20with%20China%E2%80%99s%20backing%2C%20are,of%20more%20than%20880%2C000%20schoolchildren%20in%20Hong%20Kong.
  62. “UK summons China envoy over alleged breach of Hong Kong handover treaty”, event201.com (12 de noviembre de 2020), https://event201.com/uk-summons-china-envoy-over-alleged-breach-of-hong-kong-handover-treaty/

 

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las ideas contenidas en este análisis son responsabilidad exclusiva del autor, sin que refleje necesariamente el pensamiento del CEEEP ni del Ejército del Perú

Imagen: CEEEP