Autor

¿Es Volodímir Zelenski el héroe necesario o no?

Resumen:

La historia nos enseña que en no pocas ocasiones la guerra constituye una nación y puede adoptar la función de mito fundacional o mito originario para un pueblo, convirtiéndose en el primer capítulo de un relato propio que otorga identidad a quienes hasta entonces no la tenían del todo.

Los mitos originarios requieren arquetipos heroicos con nombres y apellidos para dotar de rostro humano a la empresa nacional que nace. En Ucrania el presidente Volodímir Zelenski es uno de esos héroes necesarios. La grandiosidad del mito concede un aura heroica a personas concretas en las que se concentra el valor glorioso del esfuerzo colectivo. Ahora bien, mantener incesantemente y con un alto coste para Ucrania la singularidad del momento constitutivo sin que este permita alcanzar la estabilidad de una paz posible podría desvirtuar la condición heroica de Zelenski.

Palabras clave: Volodímir Zelenski, guerra, Ucrania, héroe, mito, opinión pública, Ucrania.

La excepcionalidad de la guerra

Toda acción militar, en cualquier punto del espectro del conflicto, genera efectos en el ámbito cognitivo. Indudablemente, una grave agresión contra el territorio nacional, como la que está sufriendo Ucrania, provoca un impacto tan fuerte como para cambiarlo todo. La guerra ha reconfigurado completamente los sentimientos, percepciones y valoraciones de la población.

La relación entre la construcción del Estado y la guerra no es un campo de análisis nuevo. Maquiavelo en el Renacimiento, volviendo su mirada a la Antigüedad clásica, recuperaría para el príncipe la guerra como actividad principal y exclusiva del Estado. Hobbes entendería el Estado como un contrato entre los hombres para evitar la guerra permanente entre ellos. Carl Schmitt establecería que la esencia de lo político y, por lo tanto, el fundamento del Estado es la dualidad amigo-enemigo. Tanto Hobbes como Schmitt descubrirían en la guerra o su posibilidad, interna o externa, la causa final de lo político y, por ende, del Estado.

El destacado sociólogo norteamericano Charles Tilly sostuvo en sus estudios y publicaciones que la preparación para la guerra ha sido en Occidente el factor determinante en la construcción del Estado.[1] Suya es la famosa cita: “La guerra crea el Estado y los Estados hacen la guerra,”[2] paradójica afirmación que desarrollaría explicando cómo la guerra tejió la red europea de Estados nacionales y cómo posteriormente la preparación para la guerra creó las estructuras internas de los Estados.[3] Por supuesto, su propuesta ha dado mucho que hablar y ha sido matizada en muchos sentidos, pero en este momento puede ser interesante tenerla presente.

La historia nos enseña que en no pocas ocasiones la guerra constituye una nación y puede adoptar la función de mito fundacional o mito originario para un pueblo, convirtiéndose en el primer capítulo de un relato propio que otorga identidad a quienes hasta entonces no la tenían del todo.

En occidente los analistas han empezado a identificar las consecuencias derivadas de las múltiples deficiencias de la “operación militar especial” lanzada por la Federación Rusa. La guerra, que para no pocos ucranianos y rusos comenzó en 2014, empezó a fraguar una fuerte identidad nacional. En 2022, la escalada militar con la invasión de las fuerzas militares rusas puede terminar de forjar la conciencia nacional del pueblo ucraniano.

El héroe libre ante su voluntad o el héroe esclavo de su deber

En paralelo, la agresión rusa ha transformado al presidente Volodímir Zelenski en un líder político con rasgos heroicos. Zelenski puede ser un héroe que ejemplifique su voluntad de poder o un héroe sometido a la obligación de servir a su pueblo en el puesto que ocupa. Para el primer héroe, la rutina de la presidencia es un tiempo vacío sin posibilidad de transcender. La desventura de la guerra se convertiría así en una oportunidad en un marco dramático, donde el tiempo otorga la ocasión de destacar ejerciendo libremente la voluntad de imponerse. El héroe de la libertad solo puede llenar el tiempo con el valor de su determinación en un espacio de excepción. El segundo tipo de héroe no tiene oportunidad de elegir, más bien intenta escapar de la tragedia, pero no puede hacerlo porque su dignidad, sometida a sus previas elecciones, lo obliga. Este tipo de héroe puede elegir lo que quiere, pero, una vez tomada la decisión, no puede elegir el querer que imponen las consecuencias de su compromiso.[4]

Volodímir Zelenski tendrá que elegir qué tipo de héroe pretende ser: puede ser el héroe rebelde, contrario a toda imposición y sujeto solo a su voluntad de resistir frente a cualquier impedimento que pretenda domesticar su autoafirmación, o, por el contrario, puede ser el héroe capaz de dudar ante sí mismo, un nuevo príncipe de Dinamarca que delibera sobre su destino para cuestionarse el ser o no ser en medio de la fatalidad, un héroe que vincula su destino con una conciencia ética capaz de frenar la inclinación autocrática inmoral de los generales perdidos en sus laberintos.

Zelenski ganó las elecciones lanzándose al galope en una lucha desigual contra la alianza entre oligarquía y política en Ucrania. La realidad de lo cotidiano provocó su caída del caballo, pero ahora la guerra le otorga una nueva oportunidad de autoafirmarse como un caballero andante que actúa para consolidarse como poderoso. Este Zelenski sería como Aquiles: un héroe que solo se debe a sí mismo y que solo responde al espejo de su glorioso destino. El héroe es pura voluntad, su misión, acaso incardinada en un relato que puede alterarse sin compromiso cuando sea preciso, no puede definirse con precisión.

La otra posibilidad es que Zelenski prefiera ser un héroe esclavo de su deber ser, aunque esta opción no se adapta bien a las aspiraciones de un divo. No sabemos todavía cuál es el perfil auténtico del personaje, pero hemos visto su capacidad de aglutinar la voluntad de resistir y combatir de los ucranianos.

Los mitos originarios necesitan arquetipos heroicos con nombres y apellidos para dotar de rostro humano a la empresa nacional que nace. En este caso el presidente Volodímir Zelenski es uno de esos héroes necesarios. La grandiosidad del mito concede un aura heroica a personas concretas en las que se concentra el valor de la gloria del esfuerzo colectivo. Ahora bien, mantener incesantemente y con un alto coste para Ucrania la singularidad del momento constitutivo sin que esto permita alcanzar la estabilidad de una paz posible podría desvirtuar su condición heroica.

La opinión pública y su relación con el héroe

Las encuestas del grupo sociológico independiente ucraniano Rating, especializado en la investigación social,[5] nos permiten descubrir los importantes efectos provocados por la guerra en las apreciaciones de los ciudadanos del país.

En agosto de 2021, según los datos de Rating, el 41% de la población estaba de acuerdo con que “los rusos y los ucranianos son un solo pueblo.” En marzo de 2022 la proporción se había reducido al 21% y a principios de abril había caído hasta el 8%. No podemos evaluar en qué medida estos datos son precisos, pero apuntan hacia una tendencia que, revisando el análisis sociológico completo de Rating, el conjunto de preguntas de la encuesta, se refuerza por la coherencia de los desplazamientos de la opinión.[6]

Los hechos y la voluntad de seguir luchando son la mejor de las encuestas. Indudablemente, hoy los ucranianos se sienten más orgullosos de serlo que antes de la invasión y más lejos de formar parte del pueblo ruso.

Al día siguiente del comienzo de la invasión rusa, el 25 de febrero, cuando por la gravedad de la situación muchos estarían dudando de la continuidad del Gobierno, en un video publicado en su perfil de Twitter, el presidente Zelenski confirmó que permanecía en la capital, pues sus palabras se grabaron frente al palacio presidencial: “Estamos aquí. Estamos protegiendo Ucrania.”[7] Al día siguiente, en medio de la absoluta confusión provocada por la proximidad de las tropas rusas, Estados Unidos ofreció una posible evacuación. También en retransmisión por Twitter, el presidente Zelenski rechazó la oferta con una frase de coraje: “No necesito un refugio, necesito munición.”[8] Después de superado el primer golpe, el 8 de marzo, el mensaje fue muy claro: “No vamos a rendirnos ni vamos a perder.”[9]

La trayectoria política del nuevo héroe ucraniano parece salida de una serie televisiva. En gran medida es consecuencia de la fama que Zelenski adquirió como protagonista de una serie televisiva titulada Servidor del pueblo, en la que representaba el papel de presidente de Ucrania. Muy pocos dirigentes políticos han tenido la oportunidad de encarnar el papel de presidente de su país durante tres temporadas y cincuenta y un capítulos.[10]

El actor, guionista, productor y director de cine y televisión convirtió la ficción en realidad. El 31 de diciembre de 2018, estando la serie en pantalla, Zelenski anunció su candidatura a las elecciones presidenciales, en cuya segunda vuelta obtendría cerca de tres de cada cuatro votos y ganaría en la inmensa mayoría de los distritos electorales. Su partido había sido constituido apenas un año antes de concurrir a las elecciones y el nombre elegido no fue otro que el de la serie que lo lanzó a la fama: Servidor del pueblo.

El éxito electoral de Zelenski no se debe a su experiencia política, sino precisamente a su falta de experiencia. Alguien nuevo, que desde fuera prometía romper el dominio de los oligarcas y acabar con la desmedida corrupción, era lo que necesitaban los ucranianos. La euforia inicial y la confianza en el nuevo presidente no tardaron en evaporarse. A mediados del año 2020 eran más los ucranianos que desconfiaban de Zelenski que quienes sostenían su apoyo. Estos datos se mantendrían hasta el inicio del mes de febrero de 2022, cuando solo uno de cada cinco ciudadanos mostraba su intención de votar al presidente si hubiese elecciones.[11] Sin embargo, con tan malos resultados y a pesar del desgaste, Volodímir Zelenski aún era el político que recibía más apoyo. El factor determinante seguía siendo el rechazo al sistema de reparto de poder entre los oligarcas y los problemas asociados de corrupción.

El mayor desgaste del presidente lo provocaron los papeles de Pandora, que pusieron al descubierto las inversiones del Zelenski y su entorno en compañías instaladas en paraísos fiscales. Otro hecho que generó tensiones políticas fue la destitución de Dmytro Razumkov de su cargo de presidente de la Rada Suprema. Razumkov fue el líder oficial del partido en las elecciones parlamentarias, el número uno de la lista electoral y uno de los activos políticos más valiosos con los que contaba Zelenski. El partido Servidor del Pueblo, por primera vez en Ucrania, obtuvo la mayoría absoluta con 254 escaños en una cámara de 450 asientos. Dmytro Razumkov recibió el apoyo de 382 parlamentarios para presidir la Rada, pero fue destituido dos años después por muchos de los parlamentarios de su partido.[12]

La destitución de Razumkov estaba relacionada con la defensa de la legalidad que realizó frente a los dudosos procedimientos utilizados contra algunos opositores prorrusos. Razumkov destacó que se mantenía fiel a los principios que había defendido en la campaña y acusó a Zelenski de haberlos olvidado al firmar un decreto que sancionaba al diputado opositor prorruso Taras Kozak y prohibía las emisiones de tres importantes canales de televisión de su propiedad. El Gobierno consideraba que los canales eran una plataforma de propaganda rusa en Ucrania.[13]

Víktor Medvedchuk, presidente del consejo político de la Plataforma Opositora por la Vida, principal partido de la oposición con cuarenta y cuatro escaños, acusó al presidente Zelenski de proponerse el dominio absoluto de los medios de información. Dos meses después, en mayo de 2021, un tribunal ucraniano impuso el arresto domiciliario a Medvedchuk sin necesidad de suplicatorio.[14]

La caída de la popularidad de Zelenski estaba relacionada con sus inversiones en paraísos fiscales y con la destitución de Razumkov, pero también con la incapacidad de poner fin al conflicto en el este de Ucrania con los rebeldes prorrusos, con el aumento de los precios del gas, con la falta de vacunas contra la COVID y con las restricciones al uso de la lengua rusa.

A pesar del progresivo desgaste interno, la imagen política de Zelenski permanecía indestructible en el exterior. Solo algunas voces críticas se publicaban en inglés. The New York Times publicaba un demoledor artículo contra Zelenski el 21 de febrero de 2022, pocos días antes de la invasión rusa: “Después de sus casi tres años en el cargo, está claro cuál es el problema: la tendencia del Sr. Zelenski a tratar todo como un espectáculo. Para él, los gestos son más importantes que las consecuencias. Las palabras que utiliza no importan, siempre que sean entretenidas.”[15]

El 24 de enero de 2022, en una encuesta publicada por el periódico digital La Verdad de Ucrania, el 53 % de los entrevistados pensaba que Zelenski no sería capaz ejercer el papel de comandante en jefe para defender Ucrania frente a un ataque ruso.[16]

Sin embargo, pocos días después todo cambiaba. Analizando diferentes estudios demoscópicos, en todos podemos descubrir cómo la guerra ha disparado la confianza y la aprobación del presidente desde unos niveles de partida muy bajos. La evolución de los índices del presidente es una prueba de la necesidad de los ucranianos, al empezar la agresión rusa, de dotarse de una figura heroica excepcional.

La representación de un papel heroico

El ascenso progresivo de la presión rusa otorgó el tiempo suficiente para escribir los guiones necesarios y ensayarlos, por si llegara el momento de representarlos. El dominio de la puesta en escena, la capacidad de focalizar con acierto la atención en sus mensajes, la elección del tono y los matices adecuados para cada audiencia, el control del lenguaje corporal y la representación del necesario papel heroico de resistencia no suponían un desafió para quien había sido durante toda su vida actor, guionista, productor y director de cine y televisión. Cabe imaginar que todo había sido meticulosamente preparado.

Un actor y guionista con experiencia sabe que donde hay dolor algo importante está en juego. En las difíciles tribulaciones el héroe de la película es capaz de demostrar que el auténtico mal no es el dolor, sino el miedo a padecerlo. El gran reto era movilizar y sostener la voluntad de combatir de los ucranianos frente a una fuerza militar muy superior: sostener la esperanza imponía una función en la escena internacional, donde cierto público estaba predispuesto al aplauso fácil. No se puede desear nada de forma eficaz si psicológicamente tenemos la sensación de ser incapaces de alcanzar lo que deseamos. Por ello, tan importante como la interpretación del papel en casa era la interpretación del papel fuera de casa.

El 8 de marzo, por medio de una videoconferencia, Zelenski se dirigía al Parlamento británico. Recordó una de las citas más famosas de la literatura universal, del Hamlet de Shakespeare: “Ser o no ser, ese es el dilema.” El dilema no era tal para el presidente ucraniano después de trece días de guerra: “¿Qué debe más dignamente optar el alma noble entre sufrir de la fortuna impía el porfiador rigor, o rebelarse contra un mar de desdichas, y afrontándolo desaparecer con ellas?”[17] La pregunta tenía una respuesta contundente: ser es la opción decidida y eso implica resistir. Zelenski recordó entonces a Winston Churchill: “No nos rendiremos, no vamos a perder. Lucharemos hasta el final. Lucharemos en tierra, mar y aire. Seguiremos luchando por nuestra tierra cueste lo que cueste. Lucharemos en los bosques, en los campos, en las costas, en las calles…”[18]

La intervención del presidente ucraniano levantó un grito de aprobación y provocó una larga ola de aplausos de los comunes británicos. También se dirigió por videoconferencia al congreso de Estados Unidos, eligiendo muy bien cómo sintonizar. Terminó sus palabras reconociendo que el presidente Biden es el líder del mundo porque es el líder de la paz. Antes recordó los ataques de Pearl Harbor y los del 11 de septiembre para continuar diciendo que los ucranianos también tienen un sueño. En otros muchos parlamentos Zelenski se ganó el derecho a ser escuchado y en todos recibió la aprobación general de los representantes con largos aplausos.

En cada escenario el discurso estaba diseñado con más o menos acierto para conectar con los representantes de los países democráticos que lo estaban escuchando. Sus mensajes llenos de emotividad pretendían movilizar las conciencias de los demócratas del mundo para que acudieran a defender la igualdad y la libertad de todos los hombres en el frente de lucha, donde ahora los valores compartidos están amenazados. Es difícil cuestionar su éxito comunicativo. En el exterior y dentro del país su relato se ha impuesto. Ha conseguido que muchos estén absolutamente convencidos de que la única responsable de la guerra es Rusia, ganando toda la legitimidad en la defensa de su soberanía, tanta como para que algunos lo consideren un “líder global y moral.”[19]

Winston Churchill movilizó el idioma inglés para lanzarlo al campo de batalla. Sin duda, el idioma y las palabras son un arma poderosa. Zelenski ha movilizado el arma de los valores democráticos con una destacada capacidad persuasiva. Comparar a uno con otro sería de alguna manera reconocerles el mismo mérito. Sin embargo, al margen de cualquier otra consideración, que sin duda no sería menor, lo cierto es que Churchill no era primer ministro antes de la guerra y Zelenski sí.

El héroe como creador de sentido

Cuando todo termine los ucranianos y el resto del mundo tendrán que preguntarse si este conflicto pudo evitarse y en qué medida las decisiones del héroe de la guerra la propiciaron o no. Inmediatamente después de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, en julio de 1945, Churchill perdió las elecciones en el Reino Unido. Más tarde volvería a ganarlas. Pasó a la historia como uno de los grandes líderes británicos y del mundo libre. Ahora bien, no es fácil llegar tan lejos. Zelenski no fue en la paz el líder esperado. Su desgaste fue rápido. Ha empezado a ser el líder necesario en la guerra, pero será la paz por venir la que lo confirmará o no como líder y como héroe de los ucranianos.

Zelenski, con el apoyo incondicional de los Estados Unidos y el Reino Unido, ha reconfigurado muchas percepciones. Los ucranianos hasta ahora han aceptado el precio. Frente a la simple resignación, en Ucrania se ha impuesto una verdadera aceptación. Podríamos pensar que hasta ahora el pueblo ucraniano no se ha limitado a sufrir las consecuencias de los ataques, sino que, de alguna manera, ha sido capaz de elegirlos, es decir, ha escogido realizar un acto de libertad que supone el rechazo de la ocupación, aun a costa de un alto precio. El resultado final será el que permita establecer el nuevo relato. Entonces, es posible que el valor del dolor sea infinito para las víctimas y nulo para los victimarios. La víctima que asume su papel se convierte de esta manera en el héroe más indómito y, con ello, la resistencia de Ucrania se ve fortalecida.

Ahora bien, todavía no sabemos cómo terminarán las cosas. Una escalada sin control puede colocar al mundo —y especialmente a Europa— ante una grave amenaza: el empleo de armas nucleares tácticas. Queremos seguir creyendo que las armas nucleares son solo disuasorias. Sin embargo, no tenemos la certeza de que los dirigentes políticos rusos y sus militares piensen lo mismo. Lo que sí sabemos es que Putin ordenó en febrero al ministro de Defensa que pusiera las fuerzas nucleares rusas en “disposición especial de combate.” También advirtió en una declaración televisada que, si otra nación interfería en la operación, “Rusia responderá inmediatamente, y las consecuencias serán como nunca han visto en toda su historia.”[20] Un dato más es que en la televisión estatal rusa se debate abiertamente la posibilidad del empleo de armas nucleares.[21]

La doctrina militar rusa mantiene abierta la opción de primer uso si la nación está perdiendo una guerra y sus intereses vitales se ven amenazados.[22] En junio de 2020 se publicaron los principios básicos de las políticas de Estado de la Federación Rusa en la disuasión nuclear. El documento establece que “la agresión contra la Federación Rusa con el uso de armas convencionales cuando la propia existencia del Estado está en peligro” es una de las cuatro condiciones específicas de un posible uso de armas nucleares.[23]

El 26 de abril de 2022, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd J. Austin, al finalizar una visita a Ucrania señalaba que el objetivo de su país es ver a Rusia tan debilitada como para impedir que invada un Estado vecino.[24] Cuatro días después, el presidente Biden solicitaba al Congreso 33.000 millones de dólares adicionales para financiar a Ucrania, de los cuales 20.400 irían destinados a proporcionar a Kiev ayuda militar y de seguridad.[25] El domingo 1 de mayo, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y una delegación de legisladores estadounidenses, tras reunirse con el líder ucraniano en Kiev, se comprometieron a apoyar a Ucrania hasta que consiga la victoria contra Rusia.[26]

En otro frente, el posible ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN ha alimentado la sensación de inseguridad percibida por el Gobierno ruso. El vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, ha alertado de que, de producirse, se desplegará armamento nuclear en el Báltico, lo que supondría acabar con su actual estatus.

Mientras tanto, la asistencia militar de los Estados Unidos durante la guerra ha permitido a Ucrania reforzar su potencia de combate con avanzados sistemas de armas y disponer de claras ventajas de inteligencia. Moscú ha advertido a la Casa Blanca, a través de una comunicación diplomática, del peligro que supone proporcionar armamento estadounidense y de los aliados a Ucrania y ha solicitado que se detenga la militarización irresponsable de la región, por las consecuencias impredecibles para la seguridad europea e internacional.[27]

La situación puede complicarse lo suficiente como para que Rusia la intérprete como una grave amenaza. Los dirigentes rusos pueden entender que se está produciendo un cambio de posición de Occidente. En la guerra entre Rusia y Ucrania, cada vez más, Estados Unidos está adquiriendo compromisos directos. El resultado es una transformación del conflicto que sugiere un enfrentamiento de Washington con Moscú y posibilita una peligrosa interpretación de la necesidad de empleo de armas nucleares tácticas en territorio ucraniano.

La conocida concepción rusa respecto al uso de las armas nucleares de escalar para desescalar se torna especialmente peligrosa en el actual escenario, donde un fracaso de las operaciones militares rusas podría provocar el uso de armas nucleares tácticas. La preocupación por este posible escenario se manifestó en la Revisión de la Postura Nuclear de Estados Unidos de 2018, que reconocía que las fuerzas nucleares no estratégicas rusas se habían modernizado tanto como para ser muy superiores a las estadounidenses.[28]

Moscú ha realizado maniobras donde se planteaban ejercicios de primer uso del arma nuclear con carácter limitado, demostrativo o de advertencia, convencida de los efectos coercitivos que tendrían en los países europeos. La evaluación de la Revisión de la Postura Nuclear de Estados Unidos de 2018 establece que Rusia considera factible poner fin a un conflicto en términos favorables utilizando armas nucleares no estratégicas.

El informe dirigido al Congreso sobre las armas nucleares rusas Doctrina, fuerza y modernización,[29] actualizado en abril de 2022, asume que Rusia ha demostrado suficientemente su voluntad de usar la fuerza para alterar el mapa de Europa e imponer su voluntad a sus vecinos, apoyándose en amenazas implícitas y explícitas de primer uso nuclear. Los escenarios diseñados de conflicto entre Estados Unidos y Rusia suponen el primer uso ruso de armas nucleares, ya sea en forma de demostración o de pequeños ataques para coaccionar a los aliados de la OTAN.[30]

Por lo tanto, es la propia evaluación estadounidense la que identifica el peligro de primer uso de armas nucleares tácticas. La evolución de las próximas operaciones militares en Ucrania, en el caso de ser desfavorables para Rusia, podrían crear una situación donde, según las evaluaciones estadounidenses, el uso de armas nucleares en suelo ucraniano sea una posibilidad coherente con la capacidad, doctrina militar y voluntad política rusa.

No obstante, Rusia, además del peligro de escalada del conflicto que asumiría, tiene poderosas razones para evitar el empleo de armas nucleares, entre las que merecen ser resaltadas: (1) El impacto sobre las narrativas, (2) La evidencia de su debilidad, y (3) Los efectos negativos en sus relaciones con la República Popular China.

En cualquier caso, se empleen o no armas nucleares, Ucrania tendrá que asumir el nivel de destrucción y sufrimiento que está imponiendo la guerra, el coste de la reconstrucción, la frustración que generen la imposibilidad o las dificultades para su ingreso en la OTAN y la UE, la insuficiencia de las ayudas y apoyos de occidente, la pérdida de una parte importante de su territorio y la evolución política de Zelenski como líder de la reconstrucción.

Conclusión

La distancia entre el valor y la temeridad no se puede calibrar hasta que los acontecimientos establecen los resultados, que terminan siendo la única unidad de medida definitiva.

El empleo de armas nucleares alteraría la posición de la opinión pública y no se puede anticipar en qué sentido. Los costes materiales y humanos de la guerra están todavía por establecer. Los efectos en Ucrania tardarán en superarse al menos una década, en el caso de que puedan obtenerse los préstamos del exterior necesarios para financiar la reconstrucción.

Un bello gesto, una buena representación de un guion teatralizado, una larga ola de aplausos no es suficiente para ocultar el horror de una destrucción desmedida. El inicio de la guerra convirtió a Zelenski en un líder heroico necesario. No sabemos todavía dónde colocará el resultado de esta contienda al hoy famoso personaje.

Este artículo ha sido publicado inicialmente por el Instituto Español de Estudios Estratégicos: https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2022/DIEEEA32_2022.pdf

Nota Finales

  1. Charles Tilly, «The formation of national states in Western Europe» Princeton University Press (Princeton: 1975).
  2. Charles Tilly, said: «War made the state, and the state made war».
  3. Charles Tilly, «Coercion, Capital, and European States», Basil Blackwell (Oxford: 1990).
  4. , Fernando Savater, “La tarea del héroe”, Ariel, (Barcelona: 2009).
  5. Investigaciones sociales de acuerdo con las normas internacionales aprobadas por los códigos Esomar y Wapor.
  6. “The Eighth National Poll: Ukraine During The War (April 6, 2022)“, Rating Group Ukraine (6 de abril de 2022), https://ratinggroup.ua/en/research/ukraine/vosmoy_obschenacionalnyy_opros_ukraina_v_usloviyah_voyny_6_aprely a_2022.html
  7. Leticia Batista Cabanas, “Las 10 frases para la historia del presidente Zelenski”, El Debate (23 de mayo de 2022), https://www.eldebate.com/internacional/20220321/10-mejores-frases-presidente-zelenski.html
  8. Ibíd.
  9. Ibíd.
  10. Ana Polo Alonso, “’Servidor del pueblo’: la serie que encumbró a Zelenski (y cambió Ucrania para siempre)”, El Independiente (14 de abril de 2022), https://www.elindependiente.com/tendencias/2022/04/14/servidor-del-pueblo-la-serie-que-encumbro-a-zelenski-y- cambio-ucrania-para-siempre/
  11. «Entre el 5 y el 13 de febrero de 2022, el Gabinete de Ministros de Ucrania realizó una encuesta exhaustiva sobre la clasificación de varios candidatos probables para la primera ronda de las elecciones presidenciales y comparó los resultados con los datos de enero de 2021. Volodímir Zelenski sigue gozando del mayor apoyo, con el 19,1 % de todos los encuestados y el 25,1 % de los que han decidido la elección. Petró Poroshenko ocupó el segundo lugar con el 16,6 % de todos los encuestados y el 21,8 % de los que habían decidido votar. Respecto a los datos de 2021 Zelenski seguía cayendo y Poroshenko subía, acercándose peligrosamente. Olena Roshchina, “Zelensky and Poroshenko soon caused a rift in the presidential rating”, Ukrayinska Pravda (16 de febrero de 2022), https://www.pravda.com.ua/news/2022/02/16/7324188/)
  12. Mykhailo Minakov, “Just Like All the Others: The End of the Zelensky Alternative?”, Wilson Center (2 de noviembre de 2021), https://www.wilsoncenter.org/blog-post/just-all-others-end-zelenskyalternative
  13. Las encuestas del KISS señalaban entonces que la mayoría consideraba la prohibición de emitir a los canales acusados de prorrusos era un error: «In general, 34.6% of respondents in this formulation consider the ban a necessary step, while 40.8 %, on the contrary, consider it a mistake. If in the West and in the Center support of a step rather prevails, in the South, the East and Donbas there are more of those who consider such step as a mistake» Anton Hrushetsky, “Attitudes towards the ban on ‘112’, ‘Zik’ and ‘Newsone’ channels: results of a telephone survey conducted on February 5-7, 2021”, Kiev International Institute of Sociology (Febrero de 2022), https://www.kiis.com.ua/?lang=eng&cat=reports&id=1006&page=2).
  14. María R. Sahuquillo, “Un tribunal de Ucrania impone arresto domiciliario al diputado Víktor Medvedchuk, aliado de Putin”, El País (14 de mayo de 2021), https://elpais.com/internacional/2021-05-14/un-tribunal-de- ucrania-impone-arresto-domiciliario-al-diputado-viktor-medvedchuk-aliado-de-putin.html
  15. Olga Rudenko, “The Comedian-Turned-President Is Seriously in Over His Head”, The New York Times (21 de febrero de 2022), https://www.nytimes.com/2022/02/21/opinion/ukraine-russia-zelensky-putin.html
  16. The Ukrainian Truth, “More than half of Ukrainians do not believe that Zelensky will protect Ukraine” Ukrayinska Pravda (24 de enero de 2022), https://www.pravda.com.ua/news/2022/01/24/7321508/
  17. William Shakespeare, “Hamlet” in act III, scene 1 translated into Spanish by Rafael Pombo, Colombian poet, http://4umi.com/shakespeare/hamlet/es
  18. “Escucha a Zelensky hablar ante la Cámara de los Comunes en Reino Unido”,CNN en Español (Febrero de 2022), video 6m56s, https://www.youtube.com/watch?v=i8aR5cAOHNE
  19. Natalia Junquera, “Zelenski, la mejor arma de guerra de Ucrania”, El Pais (Madrid: 19 de marzo de 2022), https://elpais.com/internacional/2022-03-20/zelenski-la-mejor-arma-de-guerra-de-ucrania.html#
  20. Melissa de Witte, “The U.S. must do what it can to prevent Russian military from crossing the nuclear threshold, Stanford scholar says”, Stanford News Service (20 de abril de 2022), https://news.stanford.edu/2022/04/20/u-s- must-can-prevent-russian-military-crossing-nuclear-threshold/
  21. Brendan Cole, “Russian TV Hosts Discuss Nuclear Strikes on U.K, France, Germany”, News Week (29 de abril de 2022), https://www.newsweek.com/russia-sarmat-moscow-ukraine-britain-1702086; Mary Ilyushina, Miriam Berger y Timothy Bella, “Russian TV shows simulation of Britain and Ireland wiped out by a nuke”, Washington Post (Riga, Latvia: 3 de mayo de 2022), https://www.washingtonpost.com/world/2022/05/03/russia-ireland-nuclear-weapons-video-ukraine/
  22. «The Russian Federation reserves the right to use nuclear weapons in response to the use of nuclear and other types of weapons of mass destruction against it and/or its allies, as well as in the event of aggression against the Russian Federation with the use of conventional weapons when the very existence of the state is threatened. In the event of the outbreak of a military conflict involving the utilization of conventional means of attack (a large-scale war or regional war) and imperiling the very existence of the state, the possession of nuclear weapons may lead to such a military conflict developing into a nuclear military conflict». Russian Federation presidential edict, “The Military Doctrine of the Russian Federation”, Carnegie Endowment for International Peace (5 de febrero de 2010), https://carnegieendowment.org/files/2010russia_military_doctrine.pdf
  23. Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation, “On Basic Principles of State Policy of the Russian Federation”, Hans de Vreij (Moscú: 6 de marzo de 2020), https://hansdevreij.com/2022/03/06/basic-principles- of-state-policy-of-the-russian-federation-on-nuclear-deterrence/
  24. «When Defense Secretary Lloyd J. Austin III declared Monday at the end of a stealth visit to Ukraine that America’s goal is to see Russia so ‘‘weakened’’ that it would no longer have the power to invade a neighboring state, he was acknowledging a transformation of the conflict, from a battle over control of Ukraine to one that pits Washington more directly against Moscow. The immediate impetus for Mr. Austin’s carefully orchestrated declaration that the United States wants ‘‘Russia weakened to the point where it can’t do things like invade Ukraine,’’ several administration officials said, was to set up President Volodymyr Zelensky of Ukraine with what one senior State Department official called ‘‘the strongest possible hand’’ for what they expect will be some kind of cease-fire negotiations in coming months». David E. Sanger, “Behind Austin’s Call for a ‘Weakened Russia, Hints of a Shift”, The New York Times (25 de abril de 2022), https://www.nytimes.com/2022/04/25/us/politics/ukraine-russia-us-dynamic.html
  25. “Biden pide al Congreso de EEUU otros 33.000 millones de dólares más para ayudar a Ucrania”, Europa Press (Madrid: 28 de abril de 2022), https://www.europapress.es/internacional/noticia-biden-pide-congresoeeuu-otros-33000-millones-dolares-adicionales-destinar-ayuda-ucrania-20220428175152.html
  26. Vanessa Gera, Nicole Winfield y Lisa Mascaro, “Pelosi, in surprise Kyiv trip, vows unbending US support”, The Washington Post (Varsovia, Polonia: 1 de mayo de 2022), https://www.washingtonpost.com/world/2022/05/01/pelosi- kyiv-democrats-lawmakers-ukraine-war/
  27. Yolanda Monge, “Rusia advierte a EE UU de que el envío de armas a Ucrania tendrá ‘consecuencias impredecibles’”, El País (15 de abril de 2022), https://elpais.com/internacional/2022-04-15/rusiaadvierte-a-ee-uu-de-que-el-envio-de-armas-a-ucrania-tendra-consecuencias-impredecibles.html
  28. «Russian strategy and doctrine emphasize the potential coercive and military uses of nuclear weapons. It mistakenly assesses that the threat of nuclear escalation or actual first use of nuclear weapons would serve to “de-escalate” a conflict on terms favorable to Russia. These mistaken perceptions increase the prospect for dangerous miscalculation and escalation». Office of the Secretary of Defense, “Nuclear Posture Review”, US Department of Defense (2 de febrero de 2018), https://media.defense.gov/2018/Feb/02/2001872886/-1/-1/1/2018-NUCLEARPOSTURE-REVIEW-FINAL-REPORT.PDF).
  29. Congressional Research Service, “Russia’s Nuclear Weapons:Doctrine, Forces, and Modernization” The Project on Government Secrecy (21 de abril de 2022), https://sgp.fas.org/crs/nuke/R45861.pdf
  30. Ibíd.

 

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las ideas contenidas en este análisis son responsabilidad exclusiva del autor, sin que refleje necesariamente el pensamiento del CEEEP ni del Ejército del Perú

Imagen: Ukraine Presidency