Autor

El Papel Estratégico de América Latina en un Conflicto Global por Taiwán

Este artículo ha sido publicado inicialmente en la Revista Seguridad y Poder Terrestre
Vol. 2 N.° 1 (2023): Enero – Marzo
DOI: https://doi.org/10.56221/spt.v2i1.21


Resumen

En este documento se examina el papel que podría desempeñar América Latina como objeto de las actividades militares chinas, en el contexto de una futura lucha por Taiwán con Estados Unidos y las potencias occidentales aliadas. En ese sentido, se sostiene que la orientación de los dirigentes de la República Popular China (RPC), su creciente poder militar, el aislamiento diplomático de Taiwán y otros factores hacen cada vez más posible un conflicto de este tipo. Por lo tanto, se considera que América Latina y el Caribe presentan objetivos estratégicos diplomáticos, económicos y militares que la RPC estará tentada de explotar en el contexto de dicha lucha, incluyendo arquitecturas digitales, el dominio espacial, puertos y aeródromos, entre otros aspectos.

Palabras clave: República Popular China, Taiwán, Conflicto, Digital, Espacio, Militar, Infraestructura Estratégica.

Introducción

En agosto de 2022, el buque de seguimiento espacial Yuan Wang 5 de la Armada del Ejército Popular de Liberación de China (PLAN) hizo una escala en Hanbantota – Sri Lanka, una instalación operada por China Merchants Port Holdings (CM Port).[1] El control de la instalación había sido cedido a CM Port en diciembre de 2017,[2] a cambio de la condonación de la deuda contraída con la República Popular China (RPC) por la administración anterior del país. La escala en el puerto del buque PLAN Yuan Wang 5 demostró que el uso militar chino de instalaciones estratégicas en todo el mundo no requiere de acuerdos formales o de alianzas militares. De hecho, el episodio de Yuan Wang 5 destaca que la operación de una instalación estratégica por parte de una entidad comercial con sede en la RPC, combinada con una influencia económica significativa y relaciones amistosas con la nación aliada, pueden ser suficientes.

El encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, al término de la cumbre del G-20 en Bali (Indonesia),[3] las reuniones de seguimiento entre Xi y la vicepresidenta Kamala Harris en la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC),[4] y las celebradas entre el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, y su homólogo chino, Wei Fenghe, en la cumbre de líderes militares de la ASEAN en Camboya,[5] son recordatorios de que los Estados Unidos (EE. UU.) y la RPC están trabajando para evitar que la competencia entre ambos países se convierta en un conflicto militar. No obstante, el deseo del presidente Xi de cimentar su legado mediante la incorporación de Taiwán a la RPC antes de que finalice su tercer mandato en el año 2027,[6] y su instrucción al Ejército Popular de Liberación (EPL) de prepararse para un conflicto por Taiwán,[7] ponen de relieve que ya no es impensable una guerra de proporciones globales con los Estados Unidos, provocada por una invasión del EPL a Taiwán u otro asunto. De hecho, el ex primer ministro australiano Kevin Rudd anticipa que una guerra con China por Taiwán podría producirse razonablemente en la próxima década.[8]

En el contexto de una guerra con la RPC, la operación y el uso de infraestructura de “doble uso” por parte de China en América Latina, en combinación con sus interacciones militares regulares en la región,[9] plantean la posibilidad de que América Latina se convierta en un campo de batalla en tal conflicto, incluso si simplemente desea beneficiarse del dinero de China[10] sin involucrarse[11] en la “Gran Competencia de las Potencias.”[12] Gran parte de la literatura existente sobre el compromiso chino en América Latina y en otros lugares examina sus implicaciones a través de la lente del carácter principalmente comercial de ese compromiso[13] y la falta de ambiciones militares claras hacia el hemisferio occidental,[14] sin considerar las implicaciones estratégicas de la creciente posición china en el contexto de una posible guerra de alcance global.[15] En ese contexto, en este artículo se analiza cómo la implicación de la infraestructura, el ejército y el espacio de la RPC en América Latina podría comprometer indirectamente a esta región en un conflicto militar provocado potencialmente por una posible invasión de Taiwán por parte de la RPC en los próximos años o por acontecimientos similares.

Bases para la Probable Expansión del Involucramiento de la RPC en el año 2023

El compromiso chino con América Latina y el Caribe, al igual que con otras partes del mundo, se ha visto frenado en los últimos años por una serie de dinámicas serias pero efímeras cuyos efectos se están disipando, posicionando a la RPC para un involucramiento significativo en la región en el año 2023,[16] así como un movimiento acelerado hacia una crisis que involucra una amenaza de la RPC para poner fin a la existencia de Taiwán como una entidad política independiente. América Latina está superando la crisis de la COVID-19 que pospuso la realización de importantes obras de infraestructura pública de interés para las entidades con sede en la RPC. La Venezuela populista y autoritaria está lidiando con la caída libre económica[17] y el aislamiento internacional[18] que obligó a la RPC a restringir el compromiso como su mayor socio petrolero y proveedor de fondos. El resto del continente, desde México hasta Chile, ahora está presidido por gobiernos izquierdistas u otros gobiernos populistas cuyas políticas amenazan con desalentar la inversión privada tradicional,[19] y cuyas dificultades económicas, fiscales y a veces ideologías aumentan el atractivo de China como fuente alternativa de préstamos, inversiones y compras de productos básicos.[20]

En el lado chino, la consolidación del poder de Xi y la transición a un tercer mandato en el cargo sin precedentes,[21] posiblemente proporciona la claridad política que muchas empresas con sede en la RPC estaban esperando, antes de seguir adelante con importantes compromisos de inversión. Además, aunque la RPC continúa sufriendo graves brotes de COVID – 19, la política de “Cero COVID” de la RPC -que ha impedido la actividad económica china y la capacidad de sus diplomáticos y empresarios para participar en el extranjero- probablemente se aliviará en el año 2022. Del mismo modo, en ausencia de un colapso financiero y económico chino, que sigue siendo una posibilidad, lo peor de la crisis de deuda destacada por la empresa inmobiliaria china Evergrande probablemente se resolverá lentamente,[22] liberando a las instituciones aún sanas para proceder con préstamos y otros proyectos.

En el frente diplomático, mientras que el tono de la interacción entre los EE. UU. y la RPC sobre Taiwán puede seguir mejorando, ayudada por el esperado viaje del secretario de Estado Anthony Blinken a Beijing a principios de 2023,[23] el calendario informal del presidente Xi para reincorporar a Taiwán al final de su tercer mandato en el año 2027 probablemente acelerará los esfuerzos de la RPC para “voltear” diplomáticamente a los Estados que reconocen a Taiwán. Beijing buscaría hacerlo para aislar internacionalmente a este último tanto como sea posible antes de participar en su juego final de escalada y amenazas que avanzan hacia una acción militar contra Taiwán.

Entre los países que abandonarían Taiwán en los próximos años se encuentran Honduras, cuya presidenta Xiomara Castro, cuando era candidata, proclamó su intención de reconocer a la RPC,[24] Paraguay, cuyo presidente fuertemente pro-Taiwán, Mario Abdo Benítez, será reemplazado como presidente en agosto de 2023, y Haití, que eventualmente tendrá elecciones en las que la mayoría de los actores interesados en reemplazar al actual presidente no electo de Haití, Ariel Henry,[25] quieren reconocer a la RPC. Tales cambios, a través de memorandos de entendimiento no transparentes y viajes a la RPC por parte de altos líderes y empresarios políticamente bien conectados, entre otras actividades, sentarán las bases para expandir dramáticamente la influencia de la RPC en esos Estados que cambien sus relaciones, disminuyendo las restricciones diplomáticas que impiden un movimiento de la RPC contra la isla.

En resumen, a pesar del intento de la administración Biden de manejar la competencia entre los EE. UU. y la RPC con un tono más positivo, la convergencia de factores que involucran la postura y la dirección de la administración Xi sugiere tanto una profundización del involucramiento de la RPC en América Latina, como una evolución para peor de la situación diplomática y militar de Taiwán de manera que podría precipitar una crisis de proporciones globales en la que la presencia de la RPC en América Latina -particularmente en infraestructura estratégica como el dominio digital, los puertos y el espacio- se vuelva militarmente relevante. La siguiente sección examina lo que esto podría significar.

Imperativos Estratégicos de la RPC que Involucran a América Latina en una Guerra contra Taiwán

Si estalla una guerra por Taiwán, los imperativos con respecto a América Latina involucrarán los dominios político y económico, así como militar.

Preparativos Políticos y Diplomáticos. En el ámbito político, el cambio en el reconocimiento diplomático de Taiwán a la RPC por parte de algún Estado de América Latina o el Caribe podría ser uno de los eventos precipitantes que desencadene el desarrollo de lo que probablemente será una campaña planificada previamente para intimidar, aislar económicamente y moverse militarmente contra Taiwán. Actualmente, ocho de los 14 Estados que continúan reconociendo a Taiwán se encuentran en América Latina y el Caribe.

La RPC podría no esperar hasta que todos los Estados hayan retirado el reconocimiento de Taiwán antes de actuar contra la isla, ya que esperar probablemente sería innecesario y se prestaría a un nivel de previsibilidad que podría socavar la campaña militar de la RPC. No obstante, un giro a la RPC por parte de uno de los últimos Estados política y económicamente significativos de la región que actualmente la reconocen, o una vuelta de varios Estados en estrecha sucesión, en combinación con la reunión previa de otras condiciones militares y políticas, como un evento que indique un cambio en la voluntad política o militar de Taiwán para resistir,[26] o una indicación de una vacilación de los EE. UU. para defender resueltamente a Taiwán podría ser suficiente para poner en marcha la campaña de la RPC.

Preparativos Económicos y Comerciales. El período previo a una operación del EPL contra Taiwán probablemente tomará meses para desarrollarse, durante los cuales la RPC llevará a cabo el posicionamiento necesario de las fuerzas y aislará sus cadenas de suministro, sistema económico y financiero contra los probables efectos de la invasión y otras actividades. Probablemente utilizaría la adopción parcial de estas medidas, junto con mensajes dirigidos a los taiwaneses y otros, para convencer a los líderes y al pueblo taiwaneses de que se avecina una acción militar y que la resistencia es inútil, tratando de intimidar a los taiwaneses para que capitulen sin acción militar.

Las acciones de la RPC probablemente irán acompañadas de una escalada de tensiones y eventos en el escenario global con los EE. UU. y otros que buscan disuadir a la RPC de actuar o negociar una solución. Durante este período, es probable que la RPC utilice su importante influencia económica asociada a un apalancamiento diplomático tanto en América Latina como en otras partes del mundo para convencer a sus socios de permanecer neutrales o de apoyarlos, incluyendo en sus posiciones en las Naciones Unidas y otros foros bilaterales.

Incluso en esta etapa, la RPC podría negociar en secreto con algunos gobiernos latinoamericanos a fin de obtener permiso para los puertos y otras instalaciones estratégicas, si fuera necesario, a cambio de un beneficio económico significativo. Del mismo modo, podría prometer importantes beneficios futuros a los socios latinoamericanos que denieguen a EE. UU. y a sus aliados el uso de dichas instalaciones, el paso por su espacio aéreo y sus aguas, o algunas otras formas de cooperación relevante “si fuera necesario, en aras de la neutralidad,” si estallara la guerra.

En el ámbito económico, es probable que la RPC trabaje antes de la invasión con Estados de América Latina y de otros lugares para garantizar el funcionamiento continuo de las cadenas de suministro de los artículos que necesita, así como del sistema financiero para mitigar las interrupciones que le afecten, derivadas del propio conflicto y de las sanciones financieras y de otro tipo que le impongan EE. UU. y sus aliados democráticos afines.

Las últimas medidas de China para aislar sus principales cadenas de suministro y su sistema económico y financiero pueden incluir la colaboración con socios como Argentina y Brasil para garantizar la continuidad de los suministros de alimentos chinos, la colaboración con Brasil para garantizar la continuidad del acceso al niobio, la colaboración con Argentina, Chile, Bolivia y México para garantizar la continuidad de los flujos de litio, y la colaboración con los socios con los que ha realizado swaps de divisas bancarias y transacciones financieras en monedas distintas del dólar estadounidense para eludir, en la medida de lo posible, la pérdida prevista de acceso al sistema de compensación interbancaria SWIFT con sede en EE. UU.[27]

Es probable que dicha planificación de la RPC y las negociaciones asociadas con América Latina y otros socios estén moldeadas por las lecciones aprendidas de su estudio de los efectos económicos de la invasión rusa de Ucrania y las sanciones impuestas a Rusia por esa invasión. De hecho, el inicio del plan de la RPC puede no ocurrir hasta que las vulnerabilidades clave expuestas por la experiencia de Rusia se aborden en el contexto de la RPC.

Inteligencia de la RPC y Preparativos Militares. Incluso antes del inicio de las hostilidades, la RPC probablemente desplegaría personal en América Latina y otras partes del mundo para apoyar la recopilación de inteligencia en tiempos de guerra y la realización de operaciones especiales. Las empresas con sede en la RPC que operan en la región podrían servir como un conducto lógico para albergar y apoyar a este personal, así como a cualquier equipo especial que traigan. El personal chino asignado regularmente a tales compañías, en este contexto, probablemente apoyaría la información sobre las condiciones locales, incluidas las relaciones con figuras políticas locales y la población en general, información logística y técnica, y otras características del terreno.

Las tareas de tales fuerzas chinas entrantes en tiempos de guerra serían variadas y dependerían de cada país, sus atributos estratégicos y su relación con China. Podrían incluir la preparación para la interrupción de instalaciones clave o rutas de interés para los EE. UU. como el Canal de Panamá o como ubicaciones operativas avanzadas de los EE. UU. como en Aruba y Curazao,[28] la base aérea Soto-Cano en Honduras,[29] o Comalapa en El Salvador,[30] la observación de operaciones militares y fuerzas de los EE. UU. desde lugares cercanos como las instalaciones en el Caribe, preparativos para el despliegue y flujos de mantenimiento próximos a áreas de riesgo, ataques contra personal militar estadounidense y de otro personal que opera en toda la región, o planificaría ataques contra los EE. UU. desde lugares cercanos como México y el Caribe.

Otras posibles operaciones militares en las que la RPC podría planear involucrar a América Latina incluirían el uso de personal de inteligencia u operaciones especiales insertado en la región para crear crisis de distracción dentro de la región que afecten a EE. UU. Tales acciones podrían incluir la interrupción de las cadenas de suministro que apoyan a las empresas clave de defensa y de otro tipo de EE. UU. desde México y América Central, la interrupción de las operaciones de suministro de minerales críticos u otros artículos estratégicos a los EE. UU. desde la región, el lanzamiento de ataques contra la logística de los proveedores agrícolas clave para crear una crisis alimentaria en los EE. UU., o incluso la creación de dicha crisis alimentaria mediante la realización de ataques biológicos que puedan ser negados de manera plausible contra las plantas y los animales de la región que abastecen a los EE. UU.

Las fuerzas basadas en la RPC podrían tratar de crear una desestabilización económica o política en los países socios de EE. UU., ya sea desviando las fuerzas y la atención de EE. UU. para ayudar a sus socios a manejar tales crisis o exacerbando los flujos de refugiados hacia los EE. UU. En sus planes de guerra en América Latina y el Caribe, al igual que en otras partes del mundo, la RPC podría tratar de influir en los socios antiestadounidenses económicamente dependientes para que apoyen sus esfuerzos, tanto de forma explícitamente militar como de forma indirecta o con posibilidad de negar su existencia, prometiendo un beneficio económico sustancial por hacerlo, o una retribución económicamente dolorosa por negarse. De este modo, se aprovecharía el conocimiento y las capacidades específicas de dichos socios en la región, a la vez que se aislaría a la RPC y a sus empresas en la región en cierta medida de la culpa directa. Esto sería particularmente valioso en las primeras fases del conflicto, cuando cualquier apariencia de violaciones manifiestas de la soberanía de los países socios por parte de la RPC podría socavar su esfuerzo por asegurar su cooperación o neutralidad.

En cuanto a los detalles, las contribuciones solicitadas a los socios antiestadounidenses extrahemisféricos podrían incluir la ayuda de Rusia para la guerra de la información y algunas operaciones militares directas en América Latina y el Caribe contra las fuerzas estadounidenses y sus aliados, o las contribuciones de Irán a través de actividades terroristas contra EE. UU. o sus partidarios en la región por parte de sus fuerzas Qods y grupos más libremente afiliados como Hezbolá. Lógicamente, la RPC también podría solicitar el apoyo de socios antiestadounidenses en la región, como Cuba, Venezuela y Nicaragua, incluyendo no sólo acciones militares, sino también la infiltración de movimientos sociales y políticos en la región para presionar o desestabilizar a los gobiernos vecinos que apoyan o cooperan con EE. UU.

Complementando las acciones de los aliados de la RPC dentro y fuera de la región, la propia RPC podría llevar a cabo ciertos tipos de sabotaje económico o de otro tipo para distraer o impactar indirectamente a los EE.UU., o para intimidar indirectamente a los Estados de la región para que no apoyen la coalición internacional en defensa de Taiwán. El conocimiento de las infraestructuras críticas latinoamericanas y las oportunidades de impactarlas se verían muy facilitadas por la ya importante presencia de empresas con sede en la RPC en la región, incluso como operadoras de infraestructuras críticas en sectores como las telecomunicaciones, la electricidad, las finanzas y los puertos, entre otros.

Uso del Acceso a los Dominios Digital y Espacial en América Latina para Atacar a los EE. UU. Antes y durante la fase inicial de un conflicto, América Latina probablemente sería un foco de operaciones globales de la RPC contra los EE. UU. en los dominios digital y espacial. Es casi seguro que el gobierno chino aprovecharía su autoridad sobre las empresas con sede en la RPC que operan en América Latina, según su ley de seguridad nacional del año 2017,[31] para obligarlas a compartir inteligencia digital desde su extensa infraestructura y dispositivos que capturan información en toda América Latina. Esto incluiría información recopilada de la parte significativa de latinoamericanos que usan Huawei, ZTE, Xiaomi, Oppo y otros teléfonos inteligentes, datos gubernamentales, personales y comerciales que viajan a través de las arquitecturas de telecomunicaciones de Huawei y ZTE dominantes en la región, datos contenidos en los servidores en la nube de Huawei y Alibaba cada vez más en uso en toda la región, la extrapolación de información sobre la ubicación y las actividades del gobierno clave y otro personal de viajes compartidos chinos, mediante aplicaciones como Didi Chuxing, o de sistemas de vigilancia instalados por empresas como Huawei, Hikvision y Dahua.

Por un lado, dicho acceso digital chino, complementado por el funcionamiento de los Servicios de Seguridad chinos y las redes de actores locales amigos, como la organización del «Frente Unido» del Partido Comunista Chino, se utilizaría probablemente para obtener información sobre las operaciones y el personal de los EE. UU. en la región, incluidas las organizaciones de las naciones amigas y las figuras clave que trabajan con ellas, en asuntos específicos de las operaciones estadounidenses. Como complemento, estas capacidades de la RPC también se utilizarían probablemente para atacar a los líderes políticos y del sector de la seguridad en la región, así como al personal con conocimientos técnicos clave y autoridad para tomar decisiones, incluyendo posiblemente el chantaje aprovechando el conocimiento de la RPC de sus vidas personales obtenido a través del acceso digital anteriormente mencionado, con el fin de persuadirlos para que cooperen con la RPC, o impidan la cooperación con los EE. UU.

Más allá de su acceso a otros dominios digitales en América Latina, el acceso de la RPC a las arquitecturas espaciales y al personal de América Latina podría darle importantes oportunidades en tiempos de guerra para capturar señales de inteligencia u otra información sobre objetivos estadounidenses. Las fuentes actuales de acceso potencial de la RPC incluyen cinco satélites que la RPC ha codesarrollado y lanzado para Brasil en el marco del Programa Satélite de Investigación de la Tierra China-Brasil (CBERS).[32] También incluye tres satélites que ha desarrollado y lanzado para Venezuela,[33] un satélite que ha desarrollado y lanzado para Bolivia, la instrumentación de instalaciones de seguimiento y control satelital tanto en Venezuela como en Bolivia,[34] y la construcción y operación del radar de espacio profundo en Neuquén, Argentina, gestionado por personal del EPL con acceso periódico para el personal del gobierno argentino.[35] El acceso chino a los datos satelitales peruanos a través de un acuerdo de intercambio de información en el marco de la Organización de Cooperación Espacial Asia-Pacífico (APSCO)[36] y su presencia en observatorios de la región, como la instalación de búsqueda de alcance láser en el Observatorio San Juan de Argentina, también podría proporcionar información potencialmente útil en tiempo de guerra.[37] El acceso a estas instalaciones espaciales en la región también podría proporcionar datos de apoyo a los ataques chinos desde el espacio contra los EE. UU. en tiempos de guerra, como el uso de su nuevo vehículo de planeo hipersónico para lanzar ataques con misiles contra los EE. UU. desde el Polo Sur.[38]

El fortalecimiento de la cooperación espacial de la RPC con América Latina en los próximos años, como indica el Plan China-CELAC 2022-2024 y el establecimiento asociado de un grupo de trabajo espacial China-CELAC,[39] no hará sino multiplicar las opciones de la RPC para aprovechar su acceso a los activos espaciales latinoamericanos en tiempos de guerra, ya sea con o sin el pleno consentimiento de los gobiernos asociados.

Acceso del EPL a Puertos e Infraestructura de América Latina. La cuestión del acceso militar chino abierto a los puertos, aeródromos y otros terrenos estratégicos de América Latina se produciría probablemente en la segunda fase de un conflicto con victorias tempranas de la RPC. En concreto, si, a través de sus misiles balísticos y de crucero antibuque y otras capacidades de “negación de área,” la RPC fuera capaz de derrotar o mantener a raya las plataformas de proyección de poder de EE. UU., como portaaviones, anfibios y otros combatientes de superficie importantes, se reduciría en gran medida la probabilidad de que los EE. UU. y sus aliados pudieran rechazar con éxito la invasión inicial de Taiwán. Estas posibilidades de EE. UU. se verían especialmente mermadas si la RPC fuera capaz de complementar los primeros éxitos simbólicos contra las fuerzas estadounidenses con la ocupación de una parte sustancial de la isla principal de Taiwán, Formosa.

Tal combinación de circunstancias podría persuadir a algunos gobiernos de América Latina a calcular que EE. UU., enfrentado a una costosa y prolongada lucha en un teatro distante y al riesgo de una escalada nuclear, podría finalizar las hostilidades contra la RPC, permitiendo a esta última retener el control de Taiwán, en lugar de continuar la lucha por su liberación. Tales cálculos de los gobiernos latinoamericanos y caribeños podrían llevar a algunos, en particular a los de orientación más antiestadounidense, a permitir el acceso militar del EPL a sus instalaciones portuarias, aeropuertos y otras infraestructuras estratégicas, con la expectativa de que la futura recompensa comercial de la RPC que les correspondería por asumir tal riesgo podría ser sustancial, mientras que el fin negociado del conflicto les evitaría importantes represalias estadounidenses por hacerlo.

Como se vio en el caso mencionado anteriormente del uso militar del puerto de Hanbantota por parte de la RPC, el EPL podría utilizar más fácil y rápidamente las instalaciones que sus empresas ya operan. No obstante, incluso sin que una empresa con sede en la RPC tenga el control operativo de una concesión portuaria u otra instalación en América Latina, podría hacer rápidamente un uso efectivo de las instalaciones deseadas en la región, con la cooperación voluntaria o involuntaria del gobierno anfitrión, si tuviera la familiaridad operativa y los datos sobre la instalación por haberla construido (como fue el caso del puerto de Posorja en Ecuador),[40] o cuando sus empresas, como China Shipping, hubieran hecho un uso importante de la instalación y pudieran (o hubieran) pasado información sobre la instalación al EPL.

La capacidad de hacer un uso militar efectivo de cualquier instalación de este tipo se vería facilitada por el conocimiento y las relaciones de trabajo con sus homólogos militares del país en cuestión, construidas a lo largo de años de visitas institucionales, escalas en puerto de los buques de la Armada del EPL, y la acogida de funcionarios de defensa latinoamericanos en instituciones de educación y capacitación militar del EPL, como los cursos cortos ofrecidos por la Universidad de Defensa Nacional en Changping, o la Escuela de Mando y Estado Mayor del Ejército de Liberación Popular y la Armada en Nanjing y sus alrededores.[41]

La facultad de la RPC de utilizar puertos y otras instalaciones de la región en tiempo de guerra para el reabastecimiento de fuerzas, o incluso para ataques directos contra los EE. UU., estaría también en función tanto de la voluntad política de la nación asociada, como del riesgo y la oportunidad que implica la proximidad geográfica de la instalación a los EE. UU. Un gran puerto de aguas profundas en el Pacífico, propiedad de empresas con sede en la RPC y operado por ellas, y relativamente alejado de los EE. UU., como el puerto que se está construyendo actualmente en Chancay, Perú,[42] por ejemplo, sería un candidato lógico para servir de base intermedia de la RPC en la parte del Pacífico oriental de una campaña global del EPL. Al mismo tiempo, la fragilidad del gobierno en el momento del conflicto, o su dependencia económica de la RPC también condicionaría su disposición a permitir ese uso del PLA de sus instalaciones.

Aparte de Chancay, el uso por parte de la RPC de las instalaciones navales argentinas actualmente contempladas en Ushuaia sería otra posibilidad lógica,[43] dado el valor estratégico de dichas instalaciones para el control del Estrecho de Magallanes. Los incentivos para que los chinos utilicen dicha instalación y para que el gobierno argentino lo permita se verían complementados por su relativa distancia de EE. UU. y, por lo tanto, su seguridad frente a los ataques estadounidenses. Más cerca de EE. UU., el equilibrio entre la distancia, el riesgo y la voluntad del país anfitrión sería más complejo. El control del Canal de Panamá por parte de la RPC, aprovechando su actual puerto y otras operaciones allí,[44] sería estratégicamente inestimable en un conflicto con EE. UU., pero probablemente sería muy disputado y requeriría un gobierno mucho más hostil a los intereses de EE. UU. que el actual, así como uno mucho menos preocupado por la percepción internacional de que es un administrador neutral del Canal y las instalaciones asociadas.

Al norte de Panamá, el Golfo de Fonseca sería un sitio tentador para su uso militar en tiempos de guerra por parte de la RPC, aunque su proximidad a EE. UU. lo haría vulnerable a las fuerzas estadounidenses. La posible construcción y operación por parte de la RPC de una futura instalación portuaria comercial en La Unión,[45] la capacidad de proyectar fuerzas que afecten a las operaciones en el cercano Canal de Panamá y el acceso relativamente fácil al Atlántico en el corredor seco que atraviesa Honduras,[46] aumentarían su valor estratégico, especialmente si el gobierno de orientación izquierdista de Honduras, al igual que los vecinos El Salvador y Nicaragua,[47] hubiera cambiado sus relaciones con la RPC en el momento del conflicto.[48]

La profundización de la dependencia de China, posiblemente facilitada por el creciente aislamiento del régimen de Bukele con respecto a EE. UU. y las negociaciones con la RPC para comprar su deuda y logra un acuerdo de libre comercio que abra aún más los mercados salvadoreños a la RPC,[49] aumentaría la probabilidad de que un futuro gobierno salvadoreño acepte dicha colaboración. Del mismo modo, la profundización de la influencia de la porción de extrema izquierda del partido Libre en Honduras,[50] junto con su eventual reconocimiento e impulso de la relación comercial con la RPC, contribuiría a la probabilidad de que ese gobierno colabore con la RPC en dicho proyecto de guerra. Aun en ausencia de tales condiciones, el gobierno antiestadounidense de Ortega en Nicaragua sería un candidato probable para permitir el uso de sus puertos, aeródromos y otras instalaciones, incluso por los rusos y otros aliados de la RPC.

Más cerca de EE. UU., como se ha sugerido anteriormente, gobiernos antiestadounidenses como Venezuela y Cuba estarían probablemente más que dispuestos a permitir el uso de sus instalaciones en tiempos de guerra por parte de la RPC, Rusia, Irán y otros actores antiestadounidenses. La proximidad a EE. UU. y la capacidad de poner en riesgo los flujos de despliegue y sostenimiento de EE. UU. y el propio territorio nacional desde Venezuela harían que el valor de dichas instalaciones fuera alto, aunque la vulnerabilidad de las mismas a la respuesta militar estadounidense, debido a la misma proximidad, complicaría la capacidad del EPL y otros adversarios de operar eficazmente desde allí.

Por último, en tiempos de guerra, las actuales operaciones portuarias comerciales de la RPC en México y el Caribe podrían ser relevantes. Entre ellas se encuentran las instalaciones de Hutchison Port Holdings en Freeport (Bahamas), Manzanillo, Tijuana, Lázaro Cárdenas y Veracruz (México),[51] y una participación del 49 % en el puerto de Kingston,[52] así como una serie de instalaciones más pequeñas para cruceros y otras en la región. Sin embargo, al igual que en el caso de Venezuela, la proximidad de los puertos a EE. UU. complicaría su uso por parte de la RPC. Además, los dirigentes de los países anfitriones, aunque no estén necesariamente alineados con EE. UU., probablemente sean reacios a provocar tan abiertamente a su vecino del norte, con el que tienen importantes y duraderos lazos familiares, comerciales y de otro tipo.

Conclusiones

En el contexto de un conflicto cada vez más posible con la RPC por Taiwán, es importante que los planificadores de defensa estadounidenses y de otros países analicen en profundidad cómo el EPL podría aprovechar y operar en América Latina y el Caribe en tiempos de guerra, como se analiza en este artículo. Es igualmente importante para los planificadores estadounidenses en el teatro del Pacífico (Comando Indo-Pacífico de EE. UU.)[53] anticipar cómo las acciones del EPL en otras partes del mundo, incluyendo en el hemisferio occidental, podrían impactar en la capacidad de EE. UU. para desplegar y sostener fuerzas en el Indo-Pacífico en el contexto de un conflicto de este tipo.

Para los líderes, planificadores militares y analistas latinoamericanos, es imperativo anticipar cómo la región, considerada durante mucho tiempo como una zona de relativa paz, podría convertirse en objeto de lucha como resultado indirecto de la agresión de la RPC contra Taiwán, incluso si son ciertas las afirmaciones de la RPC de que no tiene planes militares en el hemisferio. En este contexto, es de interés para los líderes políticos y otros en la región considerar cómo las interacciones militares con el EPL, así como los proyectos comerciales con empresas con sede en la RPC por parte de los gobiernos y socios latinoamericanos, en sectores estratégicos como los puertos, el espacio y el dominio digital, pueden contribuir indirectamente a la forma en que los chinos podrían buscar explotar las oportunidades creadas por dichos proyectos en el caso indeseable de que el creciente enfoque de la administración Xi en la incorporación forzosa de Taiwán desate un conflicto de alcance global.

Notas finales:

  1. Noticias, «India molestó a Colombo por permitir el barco rastreador satelital del EPL en Hambantota», Hindustan Times (agosto 5, 2022), https://www.hindustantimes.com/world-news/india-miffed-at-colombo-for-allowing-pla-satellite-tracker-ship-in-hambantota-101659675982026.html
  2. Noticias, «Sri Lanka entrega formalmente el puerto de Hambantota en un contrato de arrendamiento de 99 años a China», El hindú (diciembre 9, 2017), https://www.thehindu.com/news/international/sri-lanka-formally-hands-over-hambantota-port-on-99-year-lease-to-china/article61847422.ece
  3. John Feng, “Xi Dominates G20 Talks With Biden in Pages of China’s Leading Newspaper”, Newsweek (November 14, 2022), https://www.msn.com/en-us/news/world/xi-dominates-g20-talks-with-biden-in-pages-of-chinas-leading-newspaper/ar-AA14tdyU
  4. World, “U.S. VP Harris met briefly with China’s Xi at APEC”, Reuters Breaking International News & Views (November 18, 2022), https://www.reuters.com/world/us-vp-harris-met-briefly-with-chinas-xi-apec-2022-11-19/
  5. Jack Detsch, “U.S. Seeks to Allay Fears of Military Crisis With China”, Foreign Policy (November 22, 2022), https://foreignpolicy.com/2022/11/22/us-china-military-talks-asean-taiwan/
  6. Cindy Sui, “Will China Try to Take Taiwan in Xi’s Third Term?”, Voice of America News (October 22, 2022), https://www.voanews.com/a/will-china-try-to-take-taiwan-in-xi-s-third-term-/6801580.html#:~:text=A%20U.S.%20Navy%20official%2C%20meanwhile%2C%20has%20warned%20that,terms%20for%20unification%20as%20early%20as%20next%20year
  7. Verna Yu, “Xi Jinping tells China’s army to focus on preparation for war”, The Guardian (November 9, 2022), https://www.theguardian.com/world/2022/nov/09/xi-jinping-tells-chinas-army-to-focus-on-preparation-for-war
  8. James Giggacher, «La guerra por Taiwán es posible en los próximos 10 años: Kevin Rudd», Informe Anu (22 de noviembre, 2022),https://reporter.anu.edu.au/all-stories/war-over-taiwan-possible-in-next-10-years-rudd
  9. Nightly Noticia, «Exclusivo: La general del Comando Sur de los Estados Unidos, Laura Richardson, habla sobre las actividades rusas y chinas en América Latina», Noticias NBC (abril 16, 2022), https://www.nbcnews.com/nightly-news/video/exclusive-us-southern-command-gen-laura-richardson-on-russian-and-chinese-activities-in-latin-america-137869381998
  10. Catherine Osborn, «América Latina podría beneficiarse De Competencia entre Estados Unidos y China», Política exterior (diciembre 10, 2021), https://foreignpolicy.com/2021/12/10/latin-america-china-celac-democracy-summit-active-nonalignment/
  11. Shannon K. O’Neil, «América Latina no debería ser un peón en la rivalidad entre Estados Unidos y China«, El Consejo de Relaciones Exteriores (septiembre 24, 2021), https://www.cfr.org/article/latin-Estados Unidos-no debería-ser-empeñar-nosotros-China-rivalidad
  12. Ryan C. Berg, «La importancia de la promoción de la democracia para la competencia entre grandes potencias en América Latina y el Caribe», El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (septiembre 26, 2022), https://www.csis.org/analysis/importance-democracy-promotion-great-power-competition-latin-america-and-caribbean
  13. Kevin P. Gallagher, El Triángulo de China: el auge de China en América Latina y el destino del Consenso de Washington (Reino Unido: Oxford University Press, 2016).
  14. Fabian Cambero y Dave Sherwood, «China invita a América Latina a participar en One Belt, One Road», Reuters Breaking International News & Views (enero 22, 2018), https://www.reuters.com/article/us-chile-china-idUSKBN1FB2CN
  15. Evan Ellis, «El papel de China en América Latina y el Caribe», El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (marzo 31, 2022), https://www.csis.org/analysis/chinas-role-latin-america-and-caribbean
  16. Haibin Niu, «El compromiso económico de China con América Latina más allá de COVID-19», Centro Internacional Woodrow Wilson (2022), https://www.wilsoncenter.org/publication/chinas-economic-engagement-latin-america-beyond-covid-19
  17. R. Viswanathan, «El PIB de Venezuela crecerá un increíble 10 por ciento en 2022», La Semana (agosto 30, 2022), https://www.theweek.in/news/world/2022/08/30/venezuelas-gdp-will-grow-by-an-incredible-10-per-cent-in-2022.html
  18. Charles Kennedy, “Chevron podría obtener aprobación para aumentar la producción de petróleo en Venezuela», Noticias del precio del petróleo (Novbrasa 23, 2022), https://oilprice.com/Latest-Energy-News/World-News/Chevron-Could-Get-Approval-To-Ramp-Up-Oil-Production-In-Venezuela.html
  19. Kate Linthicum y Tracy Wilkinson, «La izquierda ahora gobierna la mayor parte de América Latina. ¿Será capaz de cumplir sus promesas?», Los Angeles Times (Novbrasa 3, 2022), https://www.latimes.com/world-nation/story/2022-11-03/the-left-has-swept-into-power-across-latin-america
  20. Evan Ellis, «Preparándose para el deterioro del entorno estratégico de América Latina y el Caribe», El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (enero 14, 2022), https://www.csis.org/analysis/preparing-deterioration-latin-america-and-caribbean-strategic-environment
  21. Larry Wortzel, «Xi Jinping consolida el poder en Beijing», Newsweek (11 de enero de 2022), https://www.newsweek.com/xi-jinping-consolidates-power-beijing-opinion-1755807
  22. Keith Bradsher, «China finalmente está tratando de arreglar su crisis de vivienda», El New York Times (25 de noviembre de 2022),https://www.nytimes.com/2022/11/25/business/china-property-developers.html
  23. Edward Wong, «Blinken visitará China a principios de 2023 después de la reunión de Biden y Xi», El New York Times (14 de noviembre de 2022),https://www.nytimes.com/2022/11/14/us/politics/blinken-china-2023.html
  24. Jeff Ernst, «La promesa del presidente electo de Honduras con China pone a Taiwán y Estados Unidos al borde», El Guardián (1 de diciembre de 2021), https://www.theguardian.com/world/2021/dec/01/honduras-xiomara-castro-taiwan-china-diplomacy
  25. Entrevista extraoficial del autor con expertos haitianos, octubre de 2022.
  26. Personal de RFA, «Los lugareños de Kinmen conmocionados por las afirmaciones de que el coronel del ejército juró rendirse a China», Radio Asia Libre (23 de noviembre de 2022), https://www.rfa.org/english/news/china/kinmen-espionage-11232022011600.html
  27. Mary Hui, «El sistema mundial de transferencia de dinero es el talón de Aquiles de China en su batalla de sanciones contra Estados Unidos», Cuarzo (agosto 18, 2020), https://qz.com/1893235/swift-transfer-system-leaves-china-vulnerable-to-us-sanctions
  28. Relaciones internacionales, «Curazao / Aruba Ubicación de operación avanzada en la primera línea de la lucha contra el narcotráfico», Diálogo AméRica (noviembre 4, 2019), https://dialogo-americas.com/articles/curacao-aruba-forward-operating-location-on-the-front-line-of-the-fight-against-narcotrafficking/#.Y4EoVxTMKUk
  29. Noticias, «Base Aérea Soto Cano», Bases militares EE.UU. (2022), https://www.militarybases.us/air-force/soto-cano-air-base/#:~:text=Soto%20Cano%20Air%20Base%20Location%20Soto%20Cano%20Air,the%20Honduras%20Air%20Force%20Academy%20in%20Toncontin%2C%20Tegucigalpa
  30. Noticias militares, «Base Aérea de Comalapa, El Salvador», Global Seguridad (31 de agosto de 2000), https://www.globalsecurity.org/military/facility/comalapa.htm#:~:text=Comalapa%20Air%20Base%2C%20El%20Salvador%20Comalapa%20is%20the,of%20alternatives%20to%20support%20multi-national%20counter%20drug%20missions
  31. Jack Wagner, «Ley de ciberseguridad de China: lo que necesita saber», El diplomático (J1 de junio de 2017), https://thediplomat.com/2017/06/chinas-cybersecurity-law-what-you-need-to-know/
  32. Xinhua, «Nuevo satélite de recursos terrestres China-Brasil enviado al espacio», El Consejo de Estado de la República Popular China (diciembre 20, 2019), https://english.www.gov.cn/news/internationalexchanges/201912/20/content_WS5dfc6f1ac6d0bcf8c4c192a4.html
  33. Deyana Goh, «China lanza satélite venezolano de teledetección VRSS-2», SpaceTech Asia (octubre 9, 2017), https://www.spacetechasia.com/china-launches-venezuelan-remote-sensing-satellite-vrss-2/
  34. Shannon Tiezzi, «La diplomacia espacial de China. El lanzamiento de un satélite boliviano es el último ejemplo de la diplomacia espacial de China», El diplomático (diciembre 24, 2013), https://thediplomat.com/2013/12/chinas-space-diplomacy/
  35. Victoria Vogrincic, «La mayor presencia espacial de China en el corazón del desierto patagónico argentino», Enfoque en China (noviembre 19, 2020), https://chinafocus.ucsd.edu/2020/11/19/chinas-heightened-space-presence-in-the-heart-of-argentinas-patagonian-desert/
  36. China News, «China ofrecerá a los estados de APSCO datos satelitales de teledetección«, China Xinhua News (julio 5, 2013), http://www.china.org.cn/china/Off_the_Wire/2013-07/05/content_29337789.htm
  37. Radioastronomía, «La Estación Observacional China Argentina (NAOC)», Observatorios Astronómicos Nacionales Academia China de Ciencias (19 de enero de 2021), http://english.nao.cas.cn/research/researchdivisions/radioastronomy/202103/t20210321_265672.html
  38. Tyler Rogoway, «China probó un sistema de bombardeo orbital fraccional que utiliza un vehículo de planeo hipersónico: informe», La unidad (OctOber 18, 2021), https://www.thedrive.com/the-war-zone/42772/china-tested-a-fractional-orbital-bombardment-system-that-uses-a-hypersonic-glide-vehicle-report
  39. Noticias de la Embajada, “China- Plan de Acción Conjunto Celac fo Cooperación in Áreas clave (2022-2024)», Embajada República Popular China en la Cooperativa of Guyana (13 de diciembre de 2021), http://gy.china-embassy.gov.cn/eng/xwfw/202112/t20211213_10469237.htm
  40. ST, «Puerto de aguas profundas de Posorja», Tecnología de buques (25 de julio, 2018), https://www.ship-technology.com/projects/posorja-deepwater-port/
  41. Para una descripción detallada del compromiso militar chino en la región, véase: Evan Ellis, «Compromiso de seguridad chino en América Latina», El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (noviembre 19, 2020), https://www.csis.org/analysis/chinese-security-engagement-latin-america
  42. FAB, «Nuevo puerto en Chancay Perú asegura punto estratégico de comercio con China», Fundación Andrés Bello – Centro de Investigación Chino Latinoamericano (octubre 3, 2022), https://fundacionandresbello.org/en/news/peru-%f0%9f%87%b5%f0%9f%87%aa-news/new-port-in-chancay-peru-secures-strategic-point-of-trade-with-china/
  43. Infobae, “El régimen chino aumenta la presión para construir una base naval estratégica en Tierra del Fuego», Noticias Infobae (3 de noviembre de 2022) https://www.infobae.com/america/america-latina/2022/11/03/el-regimen-chino-aumenta-la-presion-para-construir-una-base-naval-estrategica-en-tierra-del-fuego/
  44. Evan Ellis, “China’s advance in Panama: An update”, The Global Americans (April 14, 2021), https://theglobalamericans.org/2021/04/chinas-advance-in-panama-an-update/
  45. Kinling Lo, «Nueva alianza de China despierta preocupaciones de EE.UU. sobre posible «base militar» en El Salvador», South China Morning Post (AgoUst 22, 2018), https://www.scmp.com/news/china/diplomacy-defence/article/2160731/chinas-new-alliance-stirs-us-worries-over-military-base
  46. EIU, «Hondureño ‘canal seco’ A punto de completarse», Unidad de Inteligencia de The Economist (24 de septiembre, 2018), https://country.eiu.com/article.aspx?articleid=1607173544&subtopic_1.
  47. Cgtn, “China and Nicaragua open a new chapter of diplomatic ties”, China Global Television Network (December 10, 2021), https://news.cgtn.com/news/2021-12-10/Chinese-Nicaraguan-officials-hold-talks-in-Tianjin–15S2K4lqqFG/index.html#:~:text=Nicaragua%20recognizes%20the%20one-China%20principle%20and%20that%20the,an%20inalienable%20part%20of%20China%27s%20territory%2C%20he%20said
  48. Jeff Ernst, “La promesa del presidente electo de Honduras con China pone a Taiwán y Estados Unidos al borde», El Guardián (Tegucigalpa: 1 de diciembre de 2021), https://www.theguardian.com/world/2021/dec/01/honduras-xiomara-castro-taiwan-china-diplomacy
  49. Ralph Jennings, “China’s free-trade talks with El Salvador reflect Beijing’s inroads into US’ ‘backyard’”, South China Morning Post (November 10, 2022), https://www.scmp.com/economy/china-economy/article/3199152/chinas-free-trade-talks-el-salvador-reflect-beijings-inroads-us-backyard
  50. Afp, «La crisis política de Honduras se profundiza antes de la juramentación del presidente electo», Radio Francia Internacional (Tegucigalpa: enero 25, 2022) https://www.rfi.fr/en/honduras-political-crisis-deepens-ahead-of-president-elect-s-swearing-in
  51. Hutchisonports, «El mundo de H»utchisonports», Hutchison Port Holdings Limited (2022), https://hutchisonports.com/wp-content/uploads/2022/10/Hutchison-Ports-Network-Map_102022.pdf
  52. Jamaica Observer, «Regional: La empresa china ahora es propietaria mayoritaria de la empresa de gestión Kingston Freeport», Antigua Observer por NewsCo Ltd (24 de abril, 2020), https://antiguaobserver.com/regional-chinese-firm-now-majority-owners-of-kingston-freeport-management-company/
  53. Uspacom, «Área de Responsabilidad», Comando Indo-Pacífico de los Estados Unidos (2022), https://www.pacom.mil/About-USINDOPACOM/USPACOM-Area-of-Responsibility/

 

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las ideas contenidas en este análisis son responsabilidad exclusiva del autor, sin que refleje necesariamente el pensamiento del CEEEP ni del Ejército del Perú

Imagen: CEEEP